Groucho y yo

“(...)a diferencia de Groucho, no puedo renunciar a una familia que ha designado como director a una persona como yo”.

El directorio de Editorial Río Negro ha dejado cesante a Aleardo F. Laría, uno de los periodistas más destacados y lúcidos del país, al parecer culpable de compartir sus genes con la mayoría accionaria de la empresa.

El Inadi registra casos de discriminación por distintas causales. En general acuden a este tipo de organismos las minorías raciales o religiosas, como el caso de los negros y los judíos y también homosexuales, discapacitados, etc. Los lazos familiares pueden establecerse como condición previa para un empleo, pero es novedoso que se los aplique a quien lleva años en la actividad.

Reconozco que estoy preocupado. En realidad puedo ser objeto de la misma sanción porque también soy familiar, y con mucha mayor antigüedad que mi sobrino.

O sea que estoy en infracción hace ya cincuenta años.

Pienso en mi defensa que, si me hubiesen discriminado en aquella época, podría haber buscado otros horizontes y mis hipotéticos objetores de conciencia no tendrían tal vez un directorio donde custodiar tan fieramente la ortodoxia de las incompatibilidades.

Recuerdo que Groucho Marx solicitó su admisión a un club muy exclusivo de Los Ángeles. Sus autoridades le comunicaron su aceptación.

Y Groucho les mandó su renuncia, “porque no podría pertenecer a un club que acepta un socio como yo”.

Pero, a diferencia de Groucho, no puedo renunciar a una familia que ha designado como director a una persona como yo.

El director


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora