Guillermo del Toro salva al mundo

El director habla de la realidad desde la fantasía.

Para Guillermo del Toro no existe mejor manera de hablar de la realidad que a través de la fantasía. Y, pensando en la importancia que tiene para la humanidad unirse y juntar fuerzas en busca de un objetivo común, escribió, produjo y dirigió “Titanes del Pacífico”, una megaproducción cinematográfica de monstruos marinos y robots que figura entre sus favoritas que hoy se estrena en Village Cines de Neuquén y en los cines Sunstar de Bariloche. “Creo que la mejor manera de hablar de la realidad es la fantasía. En lo otro es muy difícil no caer en lo prosaico, en lo anecdótico. Me gusta mucho la idea de discutir sobre la unión, sobre la tolerancia en una película de ficción, más que hablar de ello en una película sobre una candente realidad social”, aseguró el director, productor, guionista y escritor mexicano en una entrevista reciente con The Associated Press. “Para mí lo más bonito de la película es la idea de que juntos, lo mejor que nos puede pasar es unirnos. Que juntos podemos sobreponernos a todo, y separados no. La película tiene un aspecto profundamente humanístico, profundamente limpio y bello que es el lado donde todas las razas, todos los credos, todas las diferencias de opinión, todo se rebasa cuando la crisis lo amerita”, explicó el realizador de 48 años refiriéndose a su más reciente película, “Titanes del Pacífico”. “Titanes del Pacífico” es un filme en el que gigantescos monstruos marinos conocidos como Kaiju (que significa bestia gigante en japonés) emergen de mares embravecidos y amenazan con destruir la humanidad. Las feroces criaturas, inspiradas en monstruos de las películas japonesas de los años 50 y 60, destruyen todo lo que encuentran a su alcance en el mar y fuera de él: arrasan con barcos, puentes, rascacielos, centros urbanos –entre ellos Hong Kong y San Francisco– rutas, camiones y personas. Para destruirlos, numerosos países se unen y resuelven crear inmensos y poderosos robots llamados Jaegers (cazadores), piloteados cada uno por dos personas cuyas mentes están totalmente sincronizadas. A lo largo de la mayor parte de la película, monstruos y robots mantienen intensas peleas que dejan surcos de destrucción en la tierra. A medida que los Kaijus prosiguen con sus ataques, surgen dudas sobre la capacidad de los robots para destruirlos, hasta que casi cuando todo parece indicar una derrota absoluta, las fuerzas que defienden a la humanidad acuden a un ex piloto (Charlie Hunnam) y una joven sin experiencia (Rinko Kikuchi), que se convierten en la última esperanza frente a un inminente apocalipsis. También actúan en el filme Idris Elba, Charley Day, Rob Kazinsky, Max Martini, Clifton Collins jr. y Ron Perlman. “George Lucas dijo una cosa muy cierta. Las películas no se terminan, se abandonan. A mí me la quitaron de las manos para poderla lanzar. Si ahorita me dices, ¿vuelves al cuarto de edición?, yo volvería mañana. Y si me dejas volver, seguiría y seguiría y seguiría y no acabaría nunca”, dijo el creador de “El laberinto del fauno”, “El espinazo del diablo” y “Hellboy”. La idea de hacer la película se concretó cuando del Toro –conocido por crear ambientes tétricos y agobiantes o situaciones mágicas y fantásticas en sus filmes– recibió un documento de ocho páginas que Beacham había escrito. De inmediato se sintió identificado con la idea y aceptó ser coguionista, productor y director. “Me habló directamente al niño que soy por dentro”, indicó. (AP)

Monstruos marinos amenazan a la humanidad en el filme del director mexicano.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios