“Hay que vivir en Neuquén y circular por sus calles para hablar de los perros”

A ver si me puedo explicar. No es que no me gusten los perros, he tenido varios y de raza “calle” la mayoría. Ahora bien, odio los perros en la calle. Si uno tiene un perro debe estar en su casa, ni siquiera comparto eso de sacarlo con correa o sin correa –con esa excusa las calles están llenas de caca y de pis de los perros–. Estuve en Buenos Aires y me cansé de esquivar caquitas en las veredas, y aquí no es muy distinto. Si uno no tiene comodidad en su casa para tener un perro, que no lo tenga. Cortita. Ya sé que van a venir a criticarme los supuestos defensores de los animales. No se dan una idea de la cantidad de chicos desfigurados que he visto en las guardias de los hospitales. Pero desfigurados, eh, con el cuero cabelludo colgando o la cara desgarrada. Y las veces que me mordieron cuando iba a trabajar en bicicleta. Alguna vez tuve que golpear en una casa a las cinco de la mañana para que ataran a los animales porque no me dejaban pasar. Alguna vez tuve que ir a la guardia con alguno de mis hijos mordido cuando jugaba en la vereda de mi casa. Alguna vez tuve que comprarme pantalones nuevos porque un pichicho me había tirado de la bici. Más allá del manejo de los fondos de Zoonosis (será algo que tendrá que determinar la justicia) es cierto que la gente no lleva a sus mascotas a esterilizar y que la cantidad de quirófanos móviles no es suficiente para una ciudad tan grande (de más de 250.000 habitantes). Es increíble la cantidad de perros que hay en Neuquén. La castración es una buena medida, pero no soluciona el problema que tenemos hoy. Creo que estamos de acuerdo en que dejar deambular a los perros tampoco es la solución. Ok, los levantamos de la calle para castrarlos, ¿y después qué? ¿Los soltamos hasta que mueran de hambre o de alguna parasitosis? No podemos obligar a todo el mundo a adoptar un perro. ¿Los dejamos en la perrera hasta que mueran de viejos? ¿Cuántos años vive un perro? ¿Cuánto sale en términos monetarios vacunar y dar alimento durante 12 ó 15 años a un perro? Ni hablar de la ubicación y construcción de 8.000 caniles (y creo que me quedo corta con la estimación). Hay que vivir en Neuquén (y circular por sus calles a pie o en bicicleta) para opinar. Hay que atender a un niño traumatizado por un ataque para opinar. Ya sé que el mayor problema es la gente irresponsable, no los perros, pero se debe resolver un problema sanitario ahora. El tema tiene muchas aristas para ponerse a favor o en contra livianamente. He dicho. Ahora, ¡a recibir palos! Ah, y no me vengan con que si matamos a los perros después seguimos con los pobres y los viejos, porque ni vale la pena contestar a esa burrada. La gente que dice eso no debe tener ni un matamoscas en la casa, ¿no? Carla Malatesta DNI 20.234.589 Neuquén

Carla Malatesta DNI 20.234.589 Neuquén


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora