Iglesias neuquinas pidieron «pan y paz para todos»

La celebración ecuménica reunió a una multitud en el Parque Central.

NEUQUEN.- «Nace un nuevo milenio, un nuevo siglo y todos esperamos que haya pan y paz para todos». Con este llamado a la esperanza, las iglesias cristianas celebraron ayer la edición 99 de «Navidad en Familia» en el Parque Central.

Pesebres, coros, grupos musicales y de teatro, bailes folklóricos y hasta fuegos artificiales alimentaron el clima navideño que ayer, desde las 18 y hasta la medianoche, se vivió en el centro de la ciudad.

Siete pesebres inauguraron la ceremonia, con representaciones y cantos alusivos a cargo de los niños. Luego la atención viró hacia el escenario y sobre el final, unas 120 personas se reunieron allí para realizar una representación bíblica. Más tarde todos cantaron el villancico «Noche de Paz», con velas encendidas simbolizando la esperanza presente en el espíritu de cada uno.

Una multitud llegó hasta el Parque Central, algunos en los micros que puso a disposición la empresa Indalo, para apreciar en primer turno pesebres y representaciones de la vida de Jesús, en los canteros del lugar. Luego la actividad se centró en los tres escenarios dispuestos por la municipalidad de Neuquén.

Con la lectura de una oración ecuménica se clausuró la nueva edición de «Navidad en familia» y las iglesias que organizaron este encuentro cristiano enviaron un mensaje de contenido social de cara al tercer milenio.

Pidieron por un mundo sin guerras, por una paz que sólo se logrará con trabajo y dignidad humana y preguntaron si «hay paz en esta globalización de la injusticia».

Las iglesias criticaron el mercado porque -dijeron- «lo que vale es el dinero» y así «todo se compra y se vende». También se vende, agregaron en el mensaje navideño, «la dignidad, la corrupción, la inmoralidad».

Críticos

Anoche en el Parque Central se habló de la desocupación. «El padre de familia que era el sostén del hogar ya no lo es más y le han robado la autoridad de padre». Y también se aludió a la educación y a la violencia. «La educación ya no es para todos, la violencia de arriba provoca la violencia del que se ve aplastado por el sistema. No tenemos paz», dice otro pasaje del mensaje cristiano de esta Navidad.

Las iglesias recordaron que el mundo está lleno de «discordias, de peleas, de enfrentamientos, de racismos, discriminación y marginación». «En este mundo de odios que publicitamos por todos los medios, nosotros tenemos que ser la luz del amor», señalaron las iglesias en otro párrafo de la oración ecuménica leída anoche.

En el mensaje de Navidad se abordaron otros problemas sociales como el consumo de la droga. «Esperemos que la droga no sea el método de diversión de los jóvenes y que estos sepan combatirla valientemente y no le den espacios en sus vidas», dice otro párrafo del mensaje que alude a la esperanza.

Las iglesias cristianas aprovecharon este encuentro para pregonar por la unidad de las iglesias e hicieron votos para que esta unión de Navidad «no sea pasajera sino que se profundice en gestos de hermandad y solidaridad».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios