Intriga por la matanza de la familia real en Nepal

El nuevo regente salió a decir que la muerte de los reyes y seis miembros de su familia fue por disparos accidentales, hipótesis que pocos creen. La matanza ocultaría problemas familiares.

Katmandú.- Un ambiente de misterio empezó a envolver el asesinato de la familia real nepalí después de que el regente en funciones, Gyanendra, emitiera ayer un comunicado en el que afirma que los reyes y seis miembros más de su familia murieron por disparos accidentales.

Esta nueva revelación, dada a conocer al país a través de medios oficiales, aumentó la confusión sobre los sangrientos incidentes palaciegos que acabaron virtualmente con la Familia Real.

"El fuego accidental de un arma automática" causó la muerte de la Familia Real, incluido el rey Birendra y su esposa la reina Aiswarya, mientras celebraban una cena en el comedor del palacio el viernes por la noche, afirma el hermano menor del monarca fallecido, nombrado regente el sábado por el Consejo de Estado debido a la imposibilidad de reinar del príncipe heredero, en estado de coma.

La nota, que contradice otras versiones de fuentes oficiales, ignora detalles y abre aún más interrogantes sobre la matanza.

"Seré la última persona en creer que se produjeron disparos de un arma automática accidentalmente.. la verdad está siendo la perdedora", declaró el presidente de la Organización de Derechos Humanos de Nepal, Kapil Shrestha.

Poco después del magnicidio, diversas informaciones aseguraron que el viceprimer ministro, Ram Chandra, confirmó que el príncipe heredero Dipendra, de 30 años, fue el autor de los disparos que acabaron con su familia.

Otras fuentes de palacio aseguraron que la matanza se produjo durante una cena familiar en la que se estaba discutiendo sobre la boda de Dipendra con una mujer de su elección, que al parecer no gustaba a la Reina.

El monarca amenazó a Dipendra con saltarle en la línea de sucesión si no tenía en cuenta la opinión de su madre, que tampoco quería que se casara antes de los 35 años porque los astrólogos habían augurado que el monarca moriría en caso contrario.

La familia instó al príncipe heredero a marcharse porque estaba ebrio, pero éste regresó con un rifle y descargó una ráfaga de balas sobre su familia antes de pegarse un tiró, según las fuentes palaciegas.

El primer ministro nepalí, Girija Prasad Koirala, emitió un comunicado a través de la radio y la televisión estatal en el que asegura que el Gobierno investigará lo ocurrido la noche del viernes en el comedor del palacio.

Sin embargo, los nepalíes han expresado sus dudas de que pueda conocerse la verdad sobre el incidente más sangriento que sufre una familia real en tiempos modernos.

Dipendra, que fue nombrado rey por el Consejo de Estado tras la muerte de su padre, continúa en estado de coma en el hospital militar de Katmandú.

Otro comunicado emitido ayer por el portavoz del Palacio de Narayan Hiti, residencia oficial de la Familia Real en Katmandú, afirma que el actual rey se "encuentra en estado muy crítico". Mientras tanto las manifestaciones espontáneas de veneración a la Familia Real continúan en la capital nepalí, en cuyas calles fueron colocadas fotografías de los Reyes adornadas con quirnaldas de flores como es costumbre en esta parte del mundo asiático.

En el Palacio Real, cientos de hombres y mujeres aguardan en fila para entrar a firmar en el libro de condolencias y depositar flores junto a las fotos de la Familia Real, algunas acompañadas de mensajes.


Comentarios


Intriga por la matanza de la familia real en Nepal