Joya entre montañas

En su cabecera noroeste, el lago Epuyén aguarda tras una empinada cuesta con sus playas de arena blanca y la serenidad de sus aguas.

A casi 15 kilómetros del pueblo de El Hoyo, atravesando las chacras de Rincón de Lobos y trepando hasta un anfiteatro que brinda una vista espectacular del valle, se llega hasta la bahía del lago Epuyén que lleva el nombre de Puerto Patriada.

Este espejo de agua tiene 14 kilómetros de largo, a una altitud de 292 msnm.

Es el lugar ideal para las actividades náuticas sin motor (está expresamente prohibido por ordenanza y la medida contribuyó a alejar bastante a los pescadores con lo cual las truchas están de parabienes saltando para capturar insectos y posar para la foto –de los que alcanzan a gatillar a tiempo–).

El espejo lacustre está rodeado por los cerros Pirque (1.792 metros) y Pilche (1.760 metros), con sus picos nevados y sus laderas cubiertas por cipreses, coihues, lengas, notros, radales y maitenes.

En los alrededores viven unas 20 familias, dedicadas principalmente a las actividades turísticas, la extracción maderera y la crianza de animales.

Mitos, tradiciones y leyendas hacen de esta gente y la tierra un lugar soñado para el descanso, la recreación y la meditación.

La cultura lugareña, que rescata valores como la hospitalidad y la solidaridad, hacen que aquí el visitante se sienta en familia y pueda compartir todo lo que hay para mostrar, principalmente en febrero cuando se realiza la Fiesta Provincial de las Bellezas Naturales.

Puerto Patriada se caracteriza por tener playas de arenas finas y aguas calmas de gran transparencia, de excelencia para los amantes del silencio y la naturaleza. A esta altura de año, en tardes soleadas y sin viento, es el sitio especial para actividades acuáticas como la navegación a vela y kayak.

Asimismo, el entorno invita al esparcimiento y compartir en familia un mate con tortas fritas –sentados al borde del lago–, hacer un asado con total tranquilidad y luego salir a caminar hasta los miradores cercanos, pasar debajo de una cascada o –con un poco más de tiempo–, llegar hasta la laguna Los Alerces.

En este verdadero “paraíso cordillerano”, imperdibles las fotos en cada rincón de la bahía: troncos sumergidos, truchas deambulando sin que nadie las moleste, pitras y arrayanes –más los caballos y vacas de los lugareños pastando en el bosque– darán marco a una excursión inolvidable. (AEB)

Embarcaciones sin motor son las únicas permitidas en el lago Epuyén.

El lago Epuyén, de 1.740 hectáreas, ocupa un angosto valle de orientación oeste-este y desagua en el Pacífico por la cuenca del Puelo.

Eugenia Gartner

Puerto Patriada


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora