La cosecha turística por la ola mundial de temor empezará por casa

SAN CARLOS DE BARILOCHE- El esperado rédito del que gozará la actividad turística local a raíz de la crisis mundial provocada por los ataques terroristas se fundará especialmente en la mayor afluencia de visitantes nacionales y de los países limítrofes.

Así lo vaticinaron los hoteleros locales consultados por este diario, quienes creen que el efecto sobre los viajeros del hemisferio norte será también importante, pero menos inmediato.

Sandro Gressani, propietario del hotel Nevada, dijo que la consecuencia más visible de la creciente inseguridad derivada de los atentados fueron hasta el momento “las fuertes caídas de paquetes para viajar desde Argentina a Europa, Disney y otros destinos en Estados Unidos”.

“Hay grupos completos que desistieron de viajar y ese mercado nacional va a buscar algún lado este verano. Una de las vedetes va a ser el Sur”, aseguró.

A su juicio, ocurrirá lo mismo con una buena cantidad de brasileños, chilenos y turistas de otros países sudamericanos que tradicionalmente viajan a Estados Unidos y Europa, pero que ahora podrán mirar a la Argentina.

También el hotelero Sandro Falaschi reconoció que hay un “cauto optimismo” respecto de la próxima temporada estival, pero no cree que se vaya a producir “un aluvión” de visitantes. Consideró importante atender entre otros al mercado colombiano y en especial al brasileño.

En la búsqueda de fortalecer la promoción en el nuevo contexto, el Emprotur definirá en la semana entrante un nuevo plan de acción para atraer turistas indecisos residente en el país y también en Brasil.

Tanto el hotel Edelweiss (de la familia Falaschi) como el Panamericano tienen categoría cinco estrellas y concentran buena parte del turismo que viene con paquetes comprados en el exterior. Pero ninguno de los dos registra todavía un nivel de reservas para el verano que confirmen la tendencia esperada.

El gerente del Panamericano, Alejandro Secchiar, dijo que “la sensación es que muchos americanos se inclinarán por viajar al Sur porque valoran la seguridad” y a su entender ese incremento de demanda se verificará “a partir de fines de noviembre”.

Mencionó entre los “factores que ayudan” al esperado “boom” la compra de Aerolíneas por parte de Marsans – “un grupo de un prestigio importantísimo”- y la iniciativa de Sowthern Winds de ofrecer conexiones aéreas entre Bariloche, Madryn, Calafate y Ushuaia.

Esas oportunidades permitirían incrementar el número de turistas extranjeros, que compran la Patagonia como un todo y verían bajar sus costos.

En promedio Bariloche recibe cada año unos 60 mil turistas del exterior y sin dudas sentiría un beneficioso impacto con recibir apenas un ínfimo porcentaje de los millones que suelen viajan por el mundo y que buscarán lugares más seguros.

El principal punto en contra sigue siendo la demora del gobierno nacional en reglamentar la hiperanunciada devolución del IVA al turista extranjero, que está trabada en la secretaría de Hacienda.

Sandro Gressani reconoció que la implementación de ese beneficio es una asignatura pendiente. Pero valoró la entrada en vigencia de otros estímulos contenidos en el plan de competitividad para el sector, que permitieron a muchos prestadores de hotelería y gastronomía bajar tarifas hasta un 20 %. (AB)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios