La fortaleza de las 33 familias que esperan

Desde hace 18 días montaron “Esperanza”, un campamento en pleno desierto de Atacama. Allí pasaron noches de angustia. Allí recibieron la “prueba de vida”. Allí permanecerán durante las tareas de rescate, “hasta que salga el último hombre de la mina”.

CHILE :: COPIAPÓ

Lo llaman el campamento «Esperanza», y allí las familias de los 33 mineros atrapados a unos 700 metros de profundidad desde hace 18 días, pasaron la madrugada de este lunes su primera jornada con la tranquilidad de que sus seres queridos están con vida.

Fue en este campamento donde recibieron con alegría las pruebas de supervivencia de sus seres queridos el domingo y será allí donde deberán permanecer los meses (unos cuatro) que duren las operaciones de rescate.

El nombre del campamento nació de los propios familiares, quienes mantenían viva la esperanza de encontrar con vida a los mineros atrapados.

«Ha sido un día de muchas emociones. Yo estaba segura de que estaban vivos», dijo a la AFP María Segovia, hermana de Darío Segovia, de 48 años, uno de los mineros atrapado en la mina San José, 800 km al norte de Santiago.

«El compromiso como familias es que vamos a turnar, pero estar acá hasta que salga el último hombre de la mina», afirmó María.

Su sobrino, Darío Segovia, hijo del minero atrapado, dice que «tenemos harta esperanza, harta fuerza hasta que salga el último operario» del fondo del yacimiento.

Tras 17 días de llanto y malas noticias, el domingo toda la euforia estalló.

Y para celebrar, en torno a varias parrillas se asaron presas de pollo y chorizos, y unas 300 personas compartieron alimentos y celebraron. No importó que junto con la madrugada cayera la camanchaca- como se conoce a la densa neblina que cubre el desierto- y reinara el frío en contraste con el calor sofocante del día.

Al ritmo de un conjunto musical que tocaba sobre un escenario montado en una camioneta, familiares, rescatistas y autoridades cantaban en coro. Poco después, un cómico chileno animó parte de la jornada.

Durante un rato el ministro de Minería, Laurence Golborne, recorrió carpas de las familias y compartió bebidas, café y alimentos.

Desde el día del accidente, el 5 de agosto, los familiares de los mineros están allí, en el lugar, pero al principio pasaron las noches de forma precaria.

«Este campamento empezó primero con sillas, dormíamos sentados, luego la municipalidad envió toldos y todo se fue armando aquí. Ahora hemos formado una sola familia», comenta María Segovia. Luego, nació el nombre de «Esperanza».

Distintos municipios aledaños han implementado el campamento y enviado a su personal a trabajar en el lugar. Unos pusieron toldos y llevan los alimentos, otros cocinan, otros velan por el orden y la limpieza e incluso se encargan del cuidado de los niños.

Por ejemplo, el municipio de Tierra Amarilla instaló dos zonas de niños, donde sus funcionarios entretienen a los menores llevados por sus padres.

«Este lunes tendremos porotos (frijoles) así que ya estamos avanzando con el remojo y la preparación», explica Jessica Sierra, del municipio de Vallenar, mientras corta trozos de zapallo.

La acompaña Fernando Díaz, a cargo de la cocina. «A diario repartimos unas 300 raciones de almuerzo, aunque los fines de semana ésta aumenta», dijo. Al lado de la cocina hay un almacén con aceite, arroz, azúcar y legumbres para al menos una semana más.

También hay baños químicos y una empresa de telefonía instaló una antena para facilitar la cobertura de celulares.

Las carpas de las familias, ubicadas en una zona exclusiva, están debidamente numeradas. Además tienen apoyo de orientadores sociales, psicólogos y hay personal de la Cruz Roja.

En el lugar flamean además 32 banderas chilenas, una por cada minero atrapado, y una boliviana, por Carlos Mamani, el minero atrapado de esa nacionalidad.

Las familias planean quedarse en «Esperanza» hasta tener contacto físico con sus seres queridos.

«La familia piensa quedarse aquí hasta el final, hasta que los saquen y podamos irnos con ellos al hospital o a donde sea necesario», dijo Carolina, sobrina de Mario Gómez, minero que el domingo le hizo llegar a su esposa una carta amarrada en la sonda que los contactó en las profundidades de la tierra.

AFP

VIDEO: Las primeras imágenes de un minero con vida

VIDEO: El momento en que se confirmó la esperanza


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora