La guerrilla golpeó la sede de EE. UU. en Bagdad

Dispararon morteros contra el edificio de los aliados en Irak.



BAGDAD (AP/AFP).- Los insurgentes que se oponen a la presencia de EE.UU en Irak atacaron ayer el centro de la ocupación norteamericana, disparando morteros después del atardecer en el distrito central de la ciudad, que incluye importantes instalaciones de Estados Unidos. Cuatro personas resultaron heridas, dijo el Pentágono.

Mientras tanto, el gobierno español, aliado de Washington en la guerra de Irak y que participa militarmente en su ocupación, tomó nota del deterioro de la seguridad y decidió la retirada del personal no diplomático de la embajada, que seguirá abierta.

España, que dispone de 1.250 soldados en Irak, intentó atenuar los efectos del anuncio de la retirada añadiendo que los evacuados regresarán pronto.

"Hemos sacado a parte de nuestro personal de Bagdad temporalmente debido a que se trata de un momento muy complicado", dijo Palacio en Berlín. El Ministerio de Defensa dijo que los españoles que trabajan para la Autoridad Provisional de la Coalición continuarán en el país.

El mes pasado, Bulgaria y Holanda, que son también miembros de la coalición retiraron sus diplomáticos de Irak y los reubicaron en Jordania.

Varias explosiones alrededor de las 7.45 de la noche (local) estremecieron el área en torno a la zona de cuatro kilómetros cuadrados donde se hallan la sede de la coalición aliada, el centro de prensa del ejército y otras instalaciones estratégicas.

La policía iraquí dijo que dos proyectiles de mortero cayeron en la zona, pero funcionarios de Estados Unidos dijeron que la sede de la coalición, situada en uno de los palacios que pertenecieron al derrocado presidente Saddam Hussein, no resultó dañada.

En el Pentágono, uno de los voceros, el teniente coronel Jim Cassella, dijo que cuatro personas fueron heridas en los ataques. Indicó que se ignora inicialmente si las víctimas era militares o civiles, o su nacionalidad.

Cassella dijo que al parecer hubo tres explosiones, posiblemente de morteros o cohetes. Tres de los heridos fueron llevados a un hospital y el cuarto fue tratado por médicos en el sitio donde cayeron los proyectiles, dijo Cassella.

Fue el segundo ataque contra instalaciones estadounidenses en el centro de Bagdad en las últimas 48 horas, y subraya la precaria situación de seguridad en la capital. El lunes, tres proyectiles de mortero estallaron en el centro de Bagdad, y funcionarios de EE.UU dijeron que uno cayó en un campamento militar, pero sin causar daños o bajas.

En otro episodio de violencia, insurgentes iraquíes mataron ayer a un soldado estadounidense e hirieron a otros dos al detonar una bomba a la vera de un camino en esta capital.

El comando central de Estados Unidos dijo que los tres efectivos militares pertenecían a la Primera División Blindada.

El lunes, otro soldado estadounidense murió y uno de sus compañeros resultó herido cuando el vehículo en que viajaban chocó contra una mina terrestre en Tikrit, población natal del derrocado ex dictador Saddam Hussein.

Nota asociada: Campaña de terror contra los "colaboradores"  

Nota asociada: Campaña de terror contra los "colaboradores"  


Comentarios


La guerrilla golpeó la sede de EE. UU. en Bagdad