La pantalla, enemiga de los bebés

Desaconsejan que los menores de dos años las utilicen.

Los pedia-tras afirman que ver tele-visión puede estar vincu-lado con un desarrollo del lenguaje más lento.

Como el 90% de los padres estadounidenses, Matthew Sullivan permite que su hija de 16 meses y su hijo de cinco años vean televisión, videos y otros contenidos descargados en tiempo real de internet en su teléfono inteligente. Por lo general limita el tiempo que sus hijos pasan frente a una pantalla, aunque reconoce que le presta el teléfono a su hija para que vea algún video de YouTube y se quede tranquila cuando hacen mandados juntos. “Sabemos que no es bueno para ellos, pero tampoco es malo”, dijo Sullivan, un editor de 36 años . La Academia Estadounidense de Pediatría (AAP, por su sigla en inglés) no opina lo mismo. La mayor asociación de pediatras de Estados Unidos se emitió sus primeras directrices desde 1999 con relación al tiempo de pantalla para los menores de dos años. Su recomendación: desalentarla. Según la AAP, unos 50 estudios sobre el tema demostraron que ver televisión o videos puede estar vinculado a un desarrollo del lenguaje más lento. “En este mundo de pantallas en todas partes, creo que tenemos que encontrar una manera de manejarlo y seguir una dieta saludable de medios de comunicación”. Las últimas directrices de la AAP no se refieren a juegos interactivos como videojuegos en teléfonos inteligentes u otros dispositivos, sino a la observación pasiva de los medios de comunicación en cualquier tipo de pantalla, ya sea de teléfono, computadora, televisión u otro tipo. La AAP no nombró productos específicos, sino una serie de DVD dirigidos a bebés y niños en edad preescolar que constituyen un mercado de 200 millones de dólares anuales en Estados Unidos, donde un tercio de los niños tiene un televisor en su dormitorio a los tres años de edad. “El mérito educativo de los medios de comunicación para los niños menores de dos años no se ha comprobado a pesar de que tres cuartas partes de los videos infantiles más vendidos se atribuye beneficios educativos”, agregó la AAP. La popular marca Baby Einstein eliminó la palabra “educacional” en sus materiales luego de que varios estudios desacreditaran su afirmación de que tenían beneficios intelectuales. Disney ofreció reembolsos por esto en el 2009. “Cuando la televisión está encendida, los padres hablan menos con sus hijos”, afirmó a AAP. “El tiempo de juego no estructurado es más valioso para el desarrollo del cerebro que cualquier exposición a los medios electrónicos”, concluyeron los expertos. (Agencias)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora