La parapsicóloga no pudo explicar sus negocios

La acusan de estafar a una mujer con problemas psicológicos.

VIEDMA (AV).- La parapsicóloga Graciela Capittini aseguró haber comprado la casa y el campo de María Cristina García por 180.000 dólares, pero no lo pudo demostrar con documentos. Tanto la escritura como el boleto de compra venta que figuran en el expediente consignan una venta de 45.000 pesos. Capittini aseguró que «todo fue de palabra» y que los recibos por los pagos los rompió una vez que tuvo el boleto.

Los hermanos Graciela y José Capittini están acusados de haber logrado la trasferencia de bienes de María Cristina García sin contraprestación alguna y aprovechándose de un estado de incapacidad de la víctima por su situación psicológica. El delito fue encuadrado en la figura de la «estafa agravada». Al tal punto habría sido el estado depresivo por el que atravesaba García que en setiembre del `98 le puso fin a su vida.

En la primera audiencia del juicio, que continuaba al cierre de esta edición, la mujer -que declaró extensamente ante el Tribunal- señaló que su familia siempre estuvo económicamente bien pero que ese bienestar no se manifestaba en propiedades sino en el ahorro de dólares. En este sentido señaló que la cifra ascendía a 350.000 dólares al morir su padre en junio del `86, quien se había dedicado al trabajo de esquila con sus propias maquinarias y en los últimos años a la construcción de aguadas en los campos.

Destacó que el dinero siempre se guardó en su casa pero no precisó el lugar donde se lo mantenía oculto -«era una cuestión de mis padres»- y aseveró que con parte de esos ahorros su hermano y ella compraron la casa de más de 300 m2 y el campo de 2.100 hectáreas a García.

Detalló que el pago se hizo en cuotas: en enero del `91 se hizo la primera entrega de 45.0000 dólares, en marzo de ese mismo año una suma igual, en abril 55.000 pesos y en julio los 36.000 restantes.

En la audiencia de ayer se colmó de público la pequeña sala de audiencias de la Cámara Penal. La presidenta María del Carmen Vivas pidió silencio por comentarios ante los dichos de Capittini.

Cuando había trascurrido más de una hora de la declaración indagatoria de la parapsicóloga, el juez Fernando Laborde Loza le pidió que definiera la parapsicología. «¿Usted se da cuenta de que está diciendo un disparate?», repreguntó el magistrado ante la definición que la parapsicología está vinculada al trabajo con los rayos de colores del arco iris y la trasmisión de esa energía y «uno según su religión pide o reza por los arcángeles que dan energía».

Laborde Loza apuntó también al motivo por el cual en la escritura figura un valor de 45.000 pesos por la compra y sin embargo se asegura haber pagado 180.000 pesos en total. Además planteó cuál era el nivel de amistad que existía con la víctima según Capittini, al recordarle que le inició un juicio por escrituración en febrero del `91, fecha en que aún no se había completado el pago que la parapsicóloga aseguró haber efectivizado.

Ante una conclusión del querellante respecto de que era fácil sacarle plata a la víctima, respondió: «no sé, yo no le pedí nunca».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios