La revancha de Vicky

Rodríguez López se colgó la de bronce en Taiwán.

Podio sudamericano: las colombianas Puello y Montoya y la argentina Rodríguez López. Fue la única medalla albiceleste en el torneo ecuménico.

KAOHSIUNG (Por Luis Amaolo).- Nadie más que ella deseaba con tanto anhelo conquistar una medalla aquí. Para Victoria Rodríguez López el Mundial de patín carrera de Kaohsiung, en la lejana Taiwán, tenía un sabor especial: volvía a reencontrarse con la elite tras dos años de sanción y ayer lo cerró de manera formidable al conquistar la presea de bronce en la nueva modalidad Lap Circuit, en el cierre del certamen ecuménico.

Vicky terminó detrás de las colombianas Hellen Montoya y Jercy Puello, en una competencia que consiste en dar una vuelta al circuito, donde no se puede especular un instante y es a matar o morir.

Por eso, salió lanzada desde la línea de partida tratando de llegar adelante a la primera curva, pero Montoya la madrugó, Jercy se acomodó en el segundo lugar y fue imposible llegar arriba. Más aún porque Puello hizo un excelente trabajo en equipo, resignó su chance de ser campeona del mundo frenando a Rodríguez López, que no pudo salir a cazar a la puntera y prefirió asegurar el tercer lugar, ante la presión de la coreana Shin Soyeong, que venía detrás.

Después vino el podio y la felicidad de ver flamear en el circuito taiwanés, por única vez, la bandera argentina.

El logro de la patinadora que representó al club Alemán cobra mayor notoriedad e importancia por todo lo que le cuesta a los nuestros igualar a las potencias como Colombia, quien cumplió con los pronósticos y se coronó nuevamente campeón mundial; Corea, China Taipei e Italia, los principales referentes en la actualidad.

“La verdad no esperaba ganar esta medalla. Había puesto todas mis fichas en los 100 metros con andariveles, que es mi fuerte; y estaba frustrada porque me quedé afuera de la final. Creo que eso me dio más fuerzas para correr la vuelta al circuito y a medida que avanzaba en las serie, estaba más confiada”, dijo Victoria tras bajar del podio.

Luego aseguró que “fue un gran regreso, porque mi prioridad era terminar entre las diez primeras, así que ganar una medalla es muy gratificante y estoy muy feliz. Este éxito tiene varios protagonistas: el principal es mi entrenador Marcos López.

“El Topo me dio la confianza necesaria cuando nadie creía en mi. Y mi familia, que fue el gran sostén en mis malos momentos. También tiene un lugar de privilegio Bruno Nolasco, mi kinesiólogo”, dijo, emocionada.

Luis Amaolo

“Río negro” en Taiwán


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora