La vida a los 12 años, “la zona más peligrosa”

Apuntes para entender a los hijos que dejan la niñez para entrar a la pubertad, terremoto mediante.

La muerte de Leonela

Cualquiera de nosotros bien pudo haber sido uno de los padres de Leonela, la chiquita de 12 años que se suicidó el fin de semana último, en Haedo.

Leonela bien pudo haber sido una hija nuestra. Porque no era tan distinta a uno de nuestros hijos por sus actitudes, conductas y fantasías.

“Nuestros hijos, a esta edad -10, 12, 14- están en la zona más peligrosa de sus vidas”, alerta Alfredo Moffatt, psicólogo social a “Río Negro”. Al terremoto hormonal que están experimentando -con sensaciones corporales nunca antes vividas, confusión sexual- se le suma la distancia que empiezan a establecer con sus padres, con su casa, continúa. “Este proceso se llama exogamina”, dice. Empiezan a afrontar la vida, así, de este modo.

“Hasta ahora, en la niñez, jugaban con el imaginario. De aquí en más se inicia una ruptura generación-cultural con sus padres, profunda, abismal”, afirma Moffatt. Ellos están en un mundo, sus padres en otro, advierte el entrevistado. “La cultura cambió tanto que los padres, aún queriendo y en el mejor de los casos, no logran entender del todo”, afirma Moffatt.

Es en este punto, piensa Moffatt, cuando internet entra a tallar en la vida de los chicos. “Internet ha reemplazado a los padres en muchísimos casos. Internet es lo virtual, el otro imaginario. Se parece mucho al delirio. Es aquí donde los padres tienen que estar en todo momento: hablar muchísimo más con ellos, aprender para acompañarlos, salir más con ellos. Obviamente que el vínculo con nuestros hijos tiene que venir de antes; caso contrario, el problema se agudiza aún más”.

El diálogo nos salva de la locura, apunta Moffatt. Cuando falta esa conversación “quedamos dialogando con personajes internos, a fabricar nuevas identidades, a vivir tanta soledad -finalmente- que no se la aguanta. Tan es así que muchas veces, por más que se tenga 12 años, se llegan a pensar soluciones trágicas”, comenta Moffatt a “Río Negro”.

Estamos solos y amontonados al mismo tiempo. Así, planteada la vida, no es posible para más de uno.

Horacio Lara

hlara@rionegro.com.ar

@HoracioLara

Horacio Lara


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora