«La vigencia es algo muy frágil»

El cantautor Ismael Serrano se presenta esta noche en San Martín de los Andes. En diálogo con "Río Negro", se refirió a su preocupación por todos los desamparados.

SAN MARTÍN DE LOS ANDES (ASM).- El cantautor, trovador español, Ismael Serrano, llegó a esta ciudad el miércoles en el marco de una gira que lo ha hecho recorrer gran parte del país, y pisar por primera vez varios escenarios de pequeñas ciudades de la Patagonia, una rareza en artistas internacionales que arriban a la Argentina. En cualquier caso, hoy, a las 22, presentará aquí, en el gimnasio Chango Soria, «Un lugar soñado», donde compartirá, además de sus canciones más renombradas, su flamante disco «Sueños de un hombre despierto».

Serrano recibió a la prensa en la hostería Plaza Mayor. Satisfecho por los últimos conciertos, lúcido y crítico a la vez, Serrano abrió algunas puertas para realizar una gira hacia el interior de un músico que confiesa pasión por su trabajo, y que se propuso el reto de permanecer permeable. Aquí, algunos fragmentos compartidos con «Río Negro».

«Soy muy consciente del privilegio que vivo al llevar doce años en la música, porque el panorama musical es tremendamente cruel y la vigencia es algo muy frágil. Vivimos en tiempos donde se consume absolutamente todo y todo es objeto de consumo: usar y tirar. Fíjate que la información se consume y no tanto se analiza o se reflexiona sobre ella. Y la música también. Y lo que es peor, en tiempos tan mediáticos como estos, se consume hasta a los propios artistas, a los propios músicos; se les eleva al lugar más alto y luego se les empuja precisamente desde la cumbre al abismo. Entonces, el hecho de tener continuidad hace que tenga que estar muy agradecido con toda la gente que lo ha hecho posible. Tratar de responder a esa fidelidad pasa también por comprometerse con el trabajo y emprender giras como las que estamos realizando. A mí me apasiona mi trabajo».

Como buen trovador, a través de sus canciones comparte historias y situaciones que lo conmueven. «En el disco «Sueños de un hombre despierto» hay una canción que se llama «Nana para un niño indígena», y es un canto a los pueblos originarios de toda Latinoamérica. Dentro del desamparo que se vive en términos generales en este continente, yo creo que los que más lo padecen son los pueblos originarios. Y en un momento donde América Latina anda buscando una identidad propia, un nuevo modelo de sociedad, un modelo propio económico, social, cultural, pues debiera atender más que nunca precisamente a la cultura mapuche, a sus reivindicaciones, al reconocimiento de su contribución, al reconocimiento de sus necesidades».

Ismael continúa desgranando sin prisa pero sin pausa algunos de sus pensamientos que luego vuelca en sus composiciones: «Hay cosas que me preocupan especialmente. En tiempo de crisis, desde el punto de vista político, para algunos es muy fácil buscar un enemigo claro al que señalar para desviar la atención sobre lo que generalmente está sucediendo. Y en Europa, por desgracia, estamos asistiendo a brotes de xenofobias sin precedentes. En Inglaterra se están produciendo huelgas de corte nacionalista en contra de la contratación de mano de obra extranjera. En Italia, el gobierno de Berlusconi impulsa leyes que instan, obligan, a los médicos, a delatar a los pacientes que son inmigrantes en situación irregular. Entonces lo que más me preocupa es eso: en un marco de crisis tan global quienes peor lo pasan son los de siempre, pero dentro de los de siempre los que menos amparo tienen, en algún punto, son los inmigrantes, que están en una tierra que casi siempre se les presenta más hostil de lo que debiera. Y para eso hice «Zamba del emigrante», que tengo el honor de haberla grabado junto a Mercedes Sosa».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios