Las detracciones en cascada




La urgencia electoral impide políticas de largo aliento que pongan fin a disparidades en la parte del Estado que es el que está más cerca de los vecinos: los municipios.


Las maratones electorales a las que se ve obligado a correr el Movimiento Popular Neuquino son, tal vez, la razón por la que se postergan las decisiones de fondo que tienen que ver con la relación fiscal entre provincia y municipios. La urgencia de distribución de fondos empaña lo importante que es la sustentabilidad.

El 15 de noviembre de 1995 se sancionó en la Legislatura la ley de coparticipación provincial que, básicamente, estableció una forma de distribuir entre los municipios el 15% de los ingresos provinciales. La norma estableció un mecanismo de actualización que nunca se aplicó por la urgencia que sensibiliza el gasto público por la necesidad electoral.

“Con dos contadores egresados de la Universidad Nacional del Comahue, no podemos sino ir de frente y para adelante: queremos decirles que llegó el momento, después de 21 años, de discutir la ley de coparticipación provincial”. Omar Gutiérrez todavía no cumplía un mes de gestión a principios de 2016 y estrenaba el cargo en compañía de Rolando Figueroa.

Cuatro años después hubo maratones electorales que demandaron tiempo y recursos y la respuesta rápida fue conservar el statu quo sin hacer olas.

La relación fiscal con los municipios se convirtió en un colador por cuyos agujeros sobresalen los problemas, los que se pueden tapar con plata o con decisión política.


Las variables medibles indican que el empleo municipal bajó en tres ciudades pero aumentó en unas 33 restantes con servicios públicos deficientes.


En enero de 2016 había 15.084 empleados en unos 36 municipios de la provincia (el resto son comisiones de fomento) y al culminar el primer semestre de este año hay una reducción de 273 agentes. La explicación es que hubo una baja importante en municipios grandes como Neuquén, Cutral Co y Zapala con 660, 90 y 19, pero un crecimiento porcentual relevante en Centenario, Loncopué, El Chocón, El Chañar o Junín de los Andes. En total, el gasto salarial es de unos $8.220 millones aproximadamente, el equivalente a un 10% de la partida en personal provincial.

La relación que improvisó la actual gestión de gobierno en la relación con los municipios estuvo signada por la ayuda puntual a determinados emprendimientos, redondeó el proyecto de unificación de ordenanzas recaudatorias que había experimentado Gutiérrez cuando era ministro de Economía de Jorge Sapag, y pretendió eficiencia en el mantenimiento de edificios escolares sin una preparación previa. Es decir aplicó en cascada las detracciones que también a la provincia le vinieron en los 90 cuando le transfirieron las escuelas.

Así se firmaron acuerdos con 34 municipios y comisiones de fomento con un control documental exquisito pero lo que figuraba en los papeles no se reflejaba en la realidad. La ciudad de Neuquén con 160 establecimientos, Zapala con 30 y Plottier con 32, le dijeron que no, de entrada, o bien se salieron con posterioridad. Hubo que diagramar un sistema paralelo que tuvo disparidades y apuros en los tiempos de respuesta.

Los municipios del interior no tienen capacidad de planificación más allá de la urgencia anual lo que plantea un desafío porque lo importante explota como la columna de humo del Copahue: sin avisar. San Martín de los Andes es el epítome de la vinculación entre la prestación de servicios como el transporte público y la recolección de basura y la respuesta estatal. Zapala tiene un servicio de transporte público con una tarifa relativamente barata y no tienen acceso a subsidios. Junín de los Andes renunció al mantenimiento de las escuelas por el crecimiento de reclamos de los establecimientos rurales que tienen su complejidad. Plottier es la ciudad dormitorio por excelencia de la capital de Vaca Muerta y tiene una buena cantidad de lotes que paga como baldío y no lo es. Ni hablar de Rincón de los Sauces cuyas obras de urbanización financiadas por Nación quedaron truncas y a medio terminar.

La segunda gestión de Gutiérrez tendrá el premio de tener dos comunas “recuperadas” y la detracción en cascada ¿tendrá un freno?.


Comentarios


Las detracciones en cascada