Llueven reclamos en la Justicia por crisis en obras sociales

El Juzgado de Familia cipoleño, colapsado entre demandas y amparos

CIPOLLETTI (AC).- Los continuos cortes de servicios que sufren los afiliados a obras sociales como el Ipross o el PAMI y la falta de respuestas ante casos de emergencia, encendieron el alerta en la justicia provincial.

Diariamente, los afectados consultan por la interposición de recursos de amparo que les permitan acceder en forma urgente a medicamentos o prácticas complejas de atención médica.

«Lo preocupante de todo esto es que siempre los recursos de amparo fueron excepcionales y pareciera que ahora es la habitualidad. Demuestra la afectación que hay de los derechos constitucionales. Es dramático», aseguró la jueza de Familia en esta ciudad, Alicia Favot.

Dijo que, en los últimos 15 días debió resolver entre siete u ocho casos de situaciones «gravísimas» por la decisión del Colegio de Farmacéuticos de suspender la venta de medicamentos de planes especiales a los afiliados a la obra social provincial.

«El sábado a las dos de la tarde una señora fue a la comisaría y estaba en estado de desesperación absoluta. Su hermana era transplantada y tenía un episodio de hipertensión. Cuando fue a comprar los medicamentos, le dijeron que no los vendían con Ipross. No le quedaba otra posibilidad que el amparo», ejemplificó.

Si bien reivindicó la función de la justicia para resolver estas cuestiones, criticó «la

habitualidad» con que se tramitan porque «habla de la habitualidad con que se vulneran los derechos».

En este sentido aseguró que se está dando un fenómeno nuevo en el poder judicial: se está transformando en gestor de políticas sanitarias ante la falta de respuestas políticas a la crisis que vive la obra social de la provincia y, en algunos casos, también el PAMI.

«Terminás gestionando con el consecuente peligro de que en la emergencia podés dejar de observar determinadas cuestiones. En las gestiones de crisis se puede cometer un error», reconoció la magistrada.

 

Mayor rapidez

 

Por lo general los amparos se resuelven entre las 24 y las 48 horas de presentado el recurso. Sin embargo, en el último tiempo «los pedidos fueron tan urgentes que los terminamos resolviendo de forma telefónica en el mismo momento en que se presentaron», aseguró.

Favot reconoció que la situación complica aún más al juzgado a su cargo que, durante este año, estuvo colapsado por el crecimiento de las demandas relacionadas con los problemas de familia.

La gran cantidad de afiliados -tanto de PAMI como del Ipross- que acudieron a los tribunales para tramitar un recurso de este tipo obligó a la oficina de prensa a aclarar que, en el caso de la obra social nacional, la competencia es de la Justicia Federal. «Se informa que dicho fuero tiene jurisdicción en Roca, calle España 1.690 y sus teléfonos son (02941) 437001 al 03», dice el comunicado.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios