Londres sabía de la munición con uranio

Crece la polémica por las enfermedades de soldados de la OTAN.

Londres y Berlín.- Las enfermedades entre soldados de la OTAN destacados en la antigua Yugoslavia siguen preocupando en las capitales europeas, y mientras al ministro de Defensa alemán le llueven las críticas, desde la Secretaría de Defensa británica se ha reconocido que se tenía conocimiento hace años de los efectos perjudiciales de la munición con uranio.

El gobierno británico sabía desde hace diez años que la salud de los soldados estaba en peligro con el empleo de proyectiles con uranio empobrecido, según un portavoz de la Secretaría de Defensa, que confirmaba así las informaciones aparecidas en la prensa.

Este tipo de munición, de mayor efectividad a la hora de perforar blindados, no sólo se había empleado en la guerra del Golfo y de los Balcanes sino también -según el funcionario- en ejercicios de tiro en Londres.

El comité de Defensa de la cámara baja británica ha anunciado una vista para abordar las consecuencias del denominado “síndrome de los Balcanes”.

El gobierno británico se ha opuesto hasta ahora a todas las peticiones de realizar exámenes médicos a los soldados que potencialmente estarían afectados.

Oficialmente se argumenta que se estima escaso el riesgo de una “contaminación”. En caso de que esta consideración cambie con nuevas “pruebas”, el gobierno estaría dispuesto a abordar nuevamente el problema.

Sin embargo, el presidente de la comisión de Defensa, Bruce George, considera urgente una investigación al respecto.

No debería permitirse que el gobierno actúe lentamente como con las reclamaciones de los veteranos de la guerra del Golfo, que desde hace años informan de los síntomas de enfermedades, señaló George.

En su próxima sesión, el comité solicitará la comparecencia del secretario de Defensa, Geoff Hoon, dijo George.

Entretanto, el ministro alemán de Defensa, Rudolf Scharping, debe hacer frente a un creciente coro de críticas por el laconismo de su departamento ante el aumento de muertes entre soldados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN).

Las críticas se oyen incluso en filas de su propio partido, el socialdemócrata SPD, que también exige una detallada investigación sobre los riesgos que pueden correr combatientes al manejar este tipo de proyectiles.

La presidenta de la Comisión de Etica del Parlamento federal, la socialdemócrata Margot von Renesse, afirmó que el uso de munición con uranio empobrecido es “un crimen de guerra”.

Desde el Ministerio de Defensa español se insistió en que las dosis de radiactividad que pueden haber recibido los soldados son “ínfimas” y que no hay relación causa-efecto entre la posible exposición de soldados españoles destacados en la antigua Yugoslavia a uranio empobrecido y los casos de leucemia que algunos padecen.

(DPA y Reuters)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios