Los números están cada vez más en rojo

La comuna paga casi $ 100.000 por mes de intereses por un descubierto. La deuda de coparticipación es de 1,2 millones.

SAN CARLOS DE BARILOCHE (AB).- La deuda provincial por coparticipación -que llega ya a 1,2 millón de pesos- y la incapacidad para mejorar la recaudación propia volvieron a colocar las finanzas del municipio barilochense en terapia intensiva.

Como consecuencias de la nueva crisis aparecen el creciente malestar de los trabajadores por el atraso salarial y también el giro en descubierto que acumuló el municipio con el banco Patagonia que ayer llegaba a los 960.000 pesos, con lo cual devenga intereses por casi 100 mil pesos mensuales.

Ante la promesa de cobrar el saldo de los salarios de agosto antes del viernes 22, los trabajadores decidieron ayer no precipitar por ahora una medida de fuerza. Aun así, el SOYEM renovó la presión sobre el gobierno reclamando una política de ingresos más enérgica.

Durante la mañana de ayer la conducción del gremio mantuvo una reunión con varios concejales, de quienes obtuvo el dubitativo compromiso de reclamar por escrito al gobernador Pablo Verani que envíe la coparticipación en término.

En el mismo encuentro el intendente Alberto Icare reconoció la imperiosa necesidad de salir del rojo bancario y también dijo sin mayor explicación que "la recaudación propia no se incrementa" y se mantiene en un promedio de 20 mil pesos diarios. Esta cifra significa que los contribuyentes cumplidores no superan el 25 por ciento.

Raúl Bedini, secretario gremial del SOYEM, exigió "la decisión política de publicar los nombres de los grandes deudores" argumentando que en otras jurisdicciones obró como presión efectiva para mejorar la recaudación.

También pidió que se haga cumplir la prohibición establecida en la Carta Orgánica de tomar denuncias o reclamos a quienes tengan deudas con el fisco municipal. A modo de ejemplo citó el caso de los comercios céntricos que se quejan constantemente de los artesanos y vendedores ambulantes.

El secretario de Gobierno, Adolfo Fourés, reconoció el fuerte déficit en la percepción de recursos propios. Dijo que la empresa que debe distribuir las facturas lo hizo en forma incompleta y también habló de la impenitente tendencia de empresarios y comerciantes a declarar ingresos mucho menores de los que reconocen ante la AFIP y Rentas de la provincia.

Pero en el municipio saben que la vía más urgente para salir del ahogo sería que la provincia reduzca la deuda por coparticipación. El intendente refirió que la última promesa del gobierno de Verani fue enviar 200 mil pesos al 20 de noviembre y otros 290 mil una semana después. "No nos conformaba para nada y por eso llamamos otra vez a Viedma para ver cómo podían reforzar ese envío -contó Icare-. Entonces nos prometieron 200 mil pesos más para la cuota del 27".

Los ediles y también el SOYEM recordaron que la provincia está desconociendo otro compromiso anterior de liquidar "entre 600 y 800 mil pesos al 10 de cada mes".

La desgastante negociación se repite con el gobierno nacional, que según Icare le prometió un ATN de 200 mil pesos par antes de fin de mes.

Con el paso de los días, el problema financiero para el municipio crece como una bola de nieve por el costo exorbitante del descubierto bancario y también por el compromiso que asumió Icare para pagar con interés el atraso salarial. Este último resarcimiento a los trabajadores tendrá un costo cercano a los 40 mil pesos mensuales.


Comentarios


Los números están cada vez más en rojo