Los presos de la U-9 se sumaron a la huelga de hambre

Piden rebaja de condenas, como los internos de Villa Devoto.Quieren un trato similar al de los condenados por La Tablada.El gobierno nacional anticipó que no cederá ante los reclamos.

NEUQUEN/BUENOS AIRES.- Los 230 internos de Unidad 9 levantaron las mismas banderas de los presos de la cárcel de Villa Devoto: se sumaron a la huelga de hambre que iniciaron en el penal porteño y reclamaron un tratamiento igualitario al que recibieron los condenados por el ataque al cuartel militar de La Tablada. Pero además redoblaron la apuesta, exigen la reducción de las penas en un 30% para condenados y procesados, en 50% para los enfermos de sida y que se fije condena a los que tienen perpetua.

En tanto el gobierno nacional endureció su posición, anticipó no cederá a los planteos de los cerca de mil detenidos de Villa Devoto que comenzaron el reclamo el domingo y que recurrirá a la persuación para desactivar las protestas.

En contacto telefónico con “Río Negro” los internos de la Unidad 9 dijeron que “la idea es que se sumen en el reclamo los internos de todas las cárceles del país” y anticiparon que no cederán hasta obtener una respuestas afirmativa a sus requerimientos.

La huelga de hambre comenzó a las 8 de ayer y se plegaron los internos de los pabellones 2, sectores alto y bajo, 4, 5, 7 y 8. Hicieron una serie de planteos y al igual que los internos de Villa Devoto, sostienen que no cederán hasta que se atiendan sus reclamos.

Los presos señalaron que la protestas se puso en marcha en solidaridad con los internos del penal porteño y la separaron del motín que se registró en la madrugada del sábado, del que se informó en la edición del lunes.

La adhesión del penal neuquino a la huelga de hambre fue, según versiones, la primera del país que recibieron los internos de Devoto.

Las autoridades de la cárcel se abstuvieron de dar información de lo que está sucediendo en los pabellones y señalaron que recién hoy podrían mantener un contacto co la prensa.

También resultaron infructuosos los intentos por hablar con el subsecretario de Política Criminal y Asuntos Penitenciarios de la Nación, Alvaro Ruiz Moreno, para obtener una versión oficial de la medida que llevan adelante los presos del penal federal local.

El secretario general de la Presidencia, Horacio Jaunarena, dijo que hay una “situación inequiparable” entre los presos en huelga y los condenados de La Tablada.

En el mismo sentido se había pronunciado a las pocas horas de iniciada la huelga el ministro de Justicia, Jorge de la Rúa, quien en diálogo con Télam manifestó que se trataba de “disuadir a los reclusos para que dejen sin efecto la medida”.

Lejos de aceptar los planteos oficiales los internos replicaron con que “vamos a continuar la huelga de hambre hasta el 5 de febrero. Si en esa fecha no hay novedades vamos a comenzar una ‘huelga seca’. No vamos a tomar ni siquiera agua, manifestaron a través de escritos que hicieron llegar a los periodistas desde el pabellón 7.

Los motivos de la protesta empezaron a esclarecerse en la tarde del lunes cuando los reclusos hicieron llegar al ministerio de Justicia un petitorio con sus reclamos, centrados básicamente en la conmutación y rebajas de penas.

“El gobierno apunta a respetar el régimen legal y penitenciario y a resguardar los intereses y la integridad de todas las personas”, dijo De la Rúa, quien detalló que su ministerio dispuso “el alerta en todos los establecimientos del país”, un mecanismo habitual para estos conflictos”.

Jaunarena sostuvo que “se recurrirá a la persuación para que se entienda que no hay ningún margen de negociación”, por una medida a la que calificó de “injustificada” (AN/Télam).


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios