Los Pumas rugieron de bronca

Seis jugadores no aceptaron la propuesta económica de la UAR y se acentuó la crisis.

La segunda carta de Los Pumas se veía venir. Varios de los representantes del plantel habían anunciado su descontento con la idea de contratos profesionales, aprobada por el consejo directivo de la UAR. Ayer seis integrantes de Los Pumas difundieron una nueva carta reafirmando su descontento.

Los jugadores expresaron que los contratos «no se firman porque no estamos de acuerdo con la forma de la redacción, era una ridiculez. Ese documento fue una junta de cosas escrita de una manera muy poco profesional y sin conocimiento alguno del rugby profesional».

Los firmantes de la carta son Agustín Pichot, Felipe Comtepomi, Gonzalo Longo, Mario Ledesma, Martín Durand e Ignacio Fernández Lobbe.

La renuncia de Richard Han-dley al puesto de mánager era un indicio de que las controversias por los contratos iba a derivar en una nueva respuesta negativa de los jugadores contra el presidente de la Unión, Alejandro Risler, con quien la relación es cada vez peor.

El plantel estuvo en el país durante cinco semanas, y ni siquiera cruzaron una palabra.

En la carta se manifestó que «no hay profesionales y amateurs, ni jugadores de Argentina A distintos a los de Los Pumas. Somos todos iguales y es por eso que firmaremos el acuerdo que ya había sido acordado con (José Luis) Rolandi y Handley».

«Los contratos individuales generarán problemas dentro del equipo y no queremos correr con ese riesgo. La situación económica no es lo que se está buscando», afirmaron.

De esta forma, mostraron la unión del grupo y volvieron el conflicto al punto de inicio.

También criticaron a Risler y Raúl Sanz, secretario de la UAR.

«Esperábamos que quienes habían empezado este proceso se acercaran a hablar con nosotros en alguna de las cinco semanas que el plantel estuvo representando al país y a la institución que ellos integran», señalaron. Además, dispararon con más dureza: «Uno de ellos prefirió el mundial de Fútbol y el otro no fue capaz de hablar en ningún momento y ni siquiera felicitar a los jugadores en algún vestuario o tercer tiempo donde fue parte como presidente».

Está más que claro que los jugadores confrontan con los dos máximos dirigentes de la Unión, y que estos no piensan dar marcha atrás. ¿Entonces? Todo hace pensar que lejos está la reconciliación.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios