Los sectores políticos mostraron apoyo a la gestión de Mestre

Buenos Aires (Infosic).- El gobernador interino de Corrientes, el justicialista Hugo Perié, y el senador autonomista José Antonio Romero Feris coincidieron ayer en que la intervención federal a la provincia es la «única salida» para la crisis económica y social que atraviesan los correntinos.

Perié señaló que está «totalmente de acuerdo con la intervención, ya que no había otra salida», en tanto que Romero Feris dijo que «el lunes va a venir el interventor y va a pagar (los sueldos adeudados a empleados estatales correspondientes a) diciembre y noviembre, cosa que es razonable para la gente».

En declaraciones a radio Diez, el senador autonomista halagó al designado interventor, el ex gobernador cordobés Ramón Mestre, al señalar que se trata de «un hombre serio, buen administrador y honesto», y solicitó a la dirigencia política correntina que «lo apoye porque es en beneficio de la provincia».

Por su parte, Perié -quien el lunes dejará su cargo a Mestre- aseguró que «lo importante» de la intervención «es que van a traer el dinero para pagar los sueldos», y responsabilizó por la crisis a «un gobierno conservador que durante muchos años manejó la provincia».

En tanto, Romero Feris -quien fue gobernador en el período 1983/87- dijo: «El gobierno de mi hermano Raúl del 93 al 97 es el gran causante de lo que ha ocurrido en la provincia, son ellos los responsables del festival de endeudamientos por créditos. Ha habido corrupción, despilfarro y dilapidación de los fondos públicos».

«Lamento profundamente lo que pasó ayer», dijo el legislador respecto a los dos muertos y 60 heridos que arrojó el enfrentamiento entre manifestantes y la Gendarmería Nacional, que desalojó el puente General Belgrano tras una semana de ocupación.

Por su parte, la monja Marta Pelloni sostuvo ayer que los enfrentamientos ocurridos en la provincia de Corrientes, que dejaron un saldo de dos muertos y decenas de heridos, «se pudieron haber evitado» y exigió que «si el Gobierno nacional no mandó a reprimir, lo manifieste claramente impidiendo que continúe la Gendarmería» apostada la capital provincial.

«Lo que fue un error fue dejar que la Gendarmería Nacional entre a Corrientes», indicó Pelloni, quien consideró que lo mejor hubiera sido «mantener la situación hasta llegar y entregar la plata» de los sueldos adeudados a los trabajadores estatales.

La religiosa insistió en que en lugar de la represión «el diálogo hubiera sido más contundente».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios