Más desafíos, menos poder

Análisis

SAN PABLO (AP).- Reelecta como presidenta de Brasil Dilma Rousseff enfrenta entre sus mayores desafíos una economía estancada, varias gobernaciones perdidas y un Congreso fragmentado que la obligará a complejas negociaciones.

La estrecha victoria del Partido de los Trabajadores sacó a relucir las divisiones en un país que se destacó en la última década por rescatar a millones de la pobreza y ampliar la clase media, pero que en los últimos cuatro años bajó su crecimiento.

Analistas dijeron que haber conseguido el triunfo de una forma tan estrecha daña políticamente a Brasil en momentos en que busca reactivar su economía y controlar la inflación sin aumentar los impuestos. Como no está claro hasta qué punto Rousseff planea conciliar diferencias con sus adversarios, los expertos también presagian un segundo mandato débil en el Congreso, cuando la mandataria espera aprobar reformas que cambiarían el financiamiento de las campañas y castigarían con más fuerza los actos de corrupción, unas de las exigencias de millones de brasileños que salieron a protestar a las calles en 2013.

“Que no haya ilusión. La elección no sumó, dividió’’, escribió el analista político Carlos Melo. “Las expectativas con respecto a su nuevo mandato son defensivas: proteger el empleo, la inclusión, el partido, defender el gobierno. Tendrá la desconfianza de los sectores económicos’’, agregó.

En una entrevista, Rousseff resumió en una palabra lo que definirá su segundo mandato: diálogo. “A partir de ahora quiero que el clima sea de construcción de puentes entre nosotros y no de buscar diferencias’’, dijo Rousseff. “Brasil va a estar mejor de lo que está hoy y haré todo lo posible para eso ocurra’’.

Rousseff promete retomar el ritmo de crecimiento que asombró al mundo durante el período de su predecesor Luiz Inácio “Lula’’ da Silva, quien concluyó su mandato en 2010 con crecimiento anual del 7,5% del PBI. No será fácil, según Ricardo Sennes, experto en Brasil del Centro de América Latina Adrienne Arsht. Resaltó que Rousseff tiene poco más de la mitad de base de apoyo en Diputados y un poco menos de 60% en el Senado. Tendrá que lograr consensos en un gobierno con 28 partidos, cuando actualmente son 22 los que tienen representación. “El Congreso ya fragmentado será sustituido por una nueva legislatura aún más fragmentada políticamente’’, señaló Sennes.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios