Mecánico en Alemania, rey en África

Durante el día repara autos. A la noche se viste de monarca y reina por Skype.

La vida de Cefas Bansah

Mecánico de día y rey de noche. Así es la vida de Cefas Bansah. Cuando se levanta a la mañana, en Alemania, donde vive, se pone el mameluco azul y repara autos. Pero cuando termina su jornada, se cambia su ropa de trabajo por una colorida túnica, se pone la corona, se sienta en su trono y le habla a su pueblo por Skype.

Es que Cefas Bansah es el rey de Hohoe, un poblado de casas de barro, de Ghana, cerca de la frontera con Togo, donde viven cerca de 300.000 habitantes. “Sin toda esta tecnología sería imposible”, dice Bansah.

Y es verdad. Este particular monarca depende de la tecnología no sólo para hablar con su pueblo, sino también para seguir con una colecta on-line cuyo objetivo es construir una escuela técnica para su pueblo, el grupo étnico Ewe. Hasta el momento ya lleva recaudados 19.300 dólares.

El rey obtuvo la corona hace 22 años, tras la muerte de su abuelo. Su padre y su hermano fueron descartados para ascender al poder porque nacieron zurdos, lo que se considera falta de honradez en su etnia.

Antes de la muerte de su abuelo, Bansah se fue a Alemania para hacer un curso técnico de mecánico. Y fue en ese destino donde se enteró de que ya era rey. Por eso, cuando le notificaron que se convertiría en monarca de Hohoe decidió gobernar desde lejos para poder hacer contactos y conseguir alianzas y donaciones para su reino.

“Yo uso Skype para hablar con mi hermano y mi gente y saber cómo van las cosas: si necesitan más puentes, más escuelas, cómo están las obras”, cuenta Cefas.

Él dice que al principio se comunicaba por fax e iba a Ghana ocho veces al año. Con Skype todo se hizo más sencillo y las visitas disminuyeron a la mitad.

El reino Hohoe es un lugar de casas de barro, compartidas por varias familias. La sociedad es polígama y según la tradición todos descienden de un mismo ancestro. Los 75 hermanos Bansah, por ejemplo, son hijos de 12 mujeres diferentes.

El grupo étnico Ewe representa, dice, el 13% de la población de su país. Practican el vudú, tradición religiosa que, según Bansah, los blancos ven con prejuicio. “El vudú significa que hay que respetar la naturaleza, los ríos, los bosques. Los blancos que vienen a África escriben cosas malas sobre el vudú. Nosotros nos amamos, respetamos unos a otros y sabemos que sin la naturaleza no podemos vivir”, dice .

Su prioridad es ayudar a su gente, no hacer política tradicional. “No tengo tiempo para la política. Yo uso mi tiempo para ayudar a los pobres”, asegura.

El gran proyecto Bansah para el desarrollo de Ghana es fomentar las actividades técnicas y artesanales. “La artesanía es la base de la sociedad. Ahí es donde empezó todo”, dice. “Y funcionó conmigo”, asegura el rey. (Agencias)


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios