Murió en el basural aplastado por un camión

Un menor de 16 años perdió la vida ayer a la mañana. Lo atropelló un camión de la empresa Garbo Sur que recolecta residuos en la ciudad de Neuquén. El joven se encontraba en el lugar acompañado por su padre y tres hermanos.

NEUQUEN .- Un chico de 16 años que vivía de la basura que otros arrojan en la meseta murió ayer bajo las pesadas ruedas de un camión de la empresa Garbo Sur.

Sus familiares y compañeros, de vida tan pobre y miserable como la que llevaba la víctima, lo lloraron sin consuelo en el basural, donde los neuquinos acumulan la mugre de todos los días.

La inmundicia del lugar y el olor nauseabundo es insoportable en ese sitio. Sin embargo, mucha gente vive recolectando lo que otros arrojan. Y esa era la actividad del chico que ayer murió atropellado.

La víctima fue identificada por la policía como Carlos Alberto Barrera y se encontraba en el lugar del accidente junto a su padre y tres hermanos. Todos los integrantes de la familia se dedican al cirujeo.

El menor se encontraba ayer a la mañana en el llamado Centro de Disposición Final de Residuos Domiciliarios, revolviendo desperdicios. Buscaba lo que fuera, como lo hacía todos los días.

Pero a las 10.30 halló una muerte horrible. Mientras se ataba los cordones de sus zapatillas, un camión de la empresa que recoge la basura en esta capital pasó por encima de su cuerpo, mientras el chofer movía la máquina marcha atrás, sin advertir que el joven de 16 años se encontraba en el lugar. El chico perdió la vida en forma instantánea.

El camión que lo atropelló es un Ford, interno 155 de la empresa Garbo Sur. Su chofer, Horacio Martínez de 47 años, fue demorado pero luego recuperó la libertad, informó la policía.

Las autoridades de la empresa no se encontraban ayer en la ciudad, según se informó en Garbo Sur.

Un vocero que fue consultado telefónicamente por este diario y que prefirió no dar a conocer su nombre dijo que fue un hecho desgraciado.

En el basural no sólo hay desperdicios. Personas sin empleo revisan todos los días el lugar y recogen hasta alimentos para poder vivir. Hay cartoneros, botelleros y algunos que separan los desperdicios orgánicos de los inorgánicos para alimentar animales que crían en la meseta.

De la historia del joven que murió poco se sabe, porque el dolor en el basural era tan grande que nadie quiso hablar con la prensa.

La muerte de este chico abre un debate sobre la seguridad en ese sitio. El artículo 30 del pliego de licitación con el que ganó la concesión la empresa Garbo Sur establece que la empresa debe dejar entrar al predio sólo a personas mayores de 18 años y que tiene que disponer de personal de seguridad para controlar el ingreso. Y además dice que la municipalidad debe controlar el cumplimiento de esta cláusula.

Aquí ya existe un problema, porque el chico que perdió la vida tenía 16 años y nadie controlaba el lugar.

Una semana antes de finalizar la gestión de Luis Jalil, la municipalidad le envió una notificación a la empresa para que establezca el horario de permanencia de los vagabundos dentro del basurero, y para que cumpla con el punto referido a la presencia del personal de seguridad. Al parecer ni la empresa ni la municipalidad cumplieron con sus responsabilidades.

El episodio sorprendió al flamante intendente de la ciudad, Horacio Quiroga. Ayer fue consultado por este diario sobre este episodio y reconoció que no conoce los terminos del pliego de concesión y por lo tanto aclaró que no podía opinar sobre lo que había ocurrido en la meseta . «No conozco las particularidades del pliego de la contratación, así que no puedo hacer una evaluación del hecho», dijo el intendente Quiroga.

El intendente se quedó sin respuesta

NEUQUEN – «Habrá que ver las actuaciones policiales, yo no conozco las particularidades del pliego de contratación así que no puedo hacer una evaluación del hecho», señaló ayer el intendente Horacio Quiroga.

El jefe comunal, en dialogo con «Río Negro», dijo que no tenía ninguna información del accidente y «no conozco lo que dice el pliego porque hace pocos días que asumí en la municipalidad».

Una semana antes de que culmine la gestión del ex intendente Luis Jalil, funcionarios de la municipalidad habían enviado notificaciones a la empresa Garbo Sur para que cumpliera con la cláusula del pliego que dice que la empresa debe disponer de personal de seguridad para que no ingresen menores de edad y fuera del horario permitido, a raíz de que un camión de la empresa casi había atropellado a otro vagabundo.

En la oportunidad, como no hay nada que lo reglamente, también se la había pedido precisiones en cuanto al horario en que, personas sin empleo, podían separar y recolectar basura. La empresa respondió que lo podían realizar desde las 9 hasta las 15, por lo que durante ese período los camiones no podrían descargar.

En el pliego de licitación también se establece que debe ser la municipalidad quien debe realizar los controles sobre la cláusula referida al personal de seguridad.

«Yo no puedo poner a una persona todo el día para que controle», dijo el intendente de la capital cuando ayer fue consultado por este diario.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios