Neuquén: subejecución de fondos para viviendas

El presupuesto preveía por distintos programas un gasto de 245 millones.

Las distintas estadísticas oficiales y privadas dan cuenta de que las necesidades habitacionales en Neuquén, para el cierre del 2010, se ubicarían en toda la provincia por encima de las 20.000 viviendas. Cifras preliminares agregan, por otro lado, que los afectados por no tener una casa propia alcanzarían los 70.000 habitantes.

Los mismos estudios detallan que para que esta dramática cifra no siga creciendo, en función al flujo de familias que ingresa a Neuquén, se deberían construir y entregar unas 2.500 viviendas por año.

La realidad muestra que la cifra que realmente se mueve en la actual administración provincial, está muy por debajo de este punto de equilibrio, lo que hace prever que la tendencia que muestra la problemática habitacional en tierras neuquinas se agudizaría en los próximos años.

Paradójicamente, en este crítico contexto, el gobierno neuquino no termina de ejecutar el presupuesto 2010 disponible para la construcción de viviendas y fondos para mejoras relacionadas con esta crisis habitacional.

Según datos brindados por el ministerio de Economía de la Nación, el presupuesto de la administración Sapag para este año tenía previsto gastar en distintos programas (ver recuadro con detalle) unos 245 millones de pesos de los cuales, al cierre del tercer trimestre del año, lleva ejecutados algo más de 9,5 millones de pesos. Es decir: sólo erogó el 4% del crédito vigente disponible en el presupuesto del año.

Proyectando el gasto a todo el 2010 –incorporando el último trimestre– esta relación alcanzaría al 6% del total presupuestado. Cuando se busca en el gobierno neuquino alguna respuesta oficial sobre esta cruda estadística, nadie quiere salir a hablar. Sólo aparecen los funcionarios que, pidiendo mantener el anonimato, apuntan sus culpas a terceros dentro de la órbita del mismo Estado, cuestionando la ineficiente burocracia estatal y falta de gestión en puestos clave dentro del gobierno para liberar los recursos que están disponibles pero no ejecutados para las viviendas. Sin señalar culpables de esta penosa situación, el gobierno provincial debería rectificar su rumbo en materia habitacional para no ingresar en una crisis estructural de la cual será difícil volver en poco tiempo más.

“Nación envía los fondos, el problema es que la provincia no tiene la capacidad de ejecutarlos. ¿Las razones?, habría que preguntárselas a ellos”, aseguró un funcionario allegado al ministro Boudou al ser consultado por el tema.

Los 245 millones disponibles en el presupuesto, y no ejecutados, equivalen a la construcción de unas 1.700 viviendas.

Neuquén necesita un piso de 2.500 viviendas por año para no profundizar su crisis habitacional. Lejos está la ejecución de este número.

Archivo

javier lojo

jlojo@rionegro.com.ar


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios