«No hay vencedores ni vencidos»

El intendente y jefe del radicalismo neuquino dio su lectura sobre el resultado de la Convención Constituyente. Sostuvo que el nuevo texto constitucional "es mejor". Y aclaró que hubiera apoyado el cambio en el régimen económico, si no hubiera sido por "una guerra de consignas y epítetos" que "no contribuyó a modificar las cosas".

NEUQUEN (AN).- Para el jefe del radicalismo neuquino, Horacio Quiroga, en la Convención Constituyente que está por concluir «no hay ni vencedores ni vencidos».

Esa frase es la que pronunció el general Eduardo Lonardi 50 años atrás, cuando participó del derrocamiento del gobierno constitucional de Juan Domingo Perón y el intendente la utilizó cuando este diario le preguntó si el gobernador Jorge Sobisch había ganado o perdido, en función de las expectativas iniciales que tenía el oficialismo alrededor de esta reforma.

Para el intendente de la capital, el trabajo de los convencionales significó la redacción de «una mejor» Constitución.

Sin embargo advirtió que faltaron «transformaciones más profundas», entre las que mencionó el régimen económico, el gran objetivo que el sobischismo no pudo cumplir.

«No le hubiera tenido miedo a la reforma del régimen económico. Creo que el tema se subalternizó mucho. Acá hubo una guerra de consignas y epítetos y creo que eso no contribuyó a modificar las cosas», dijo Quiroga en una entrevista con «Río Negro».

Quiroga fue un protagonista indirecto de esta Constituyente. La ruptura inicial que se produjo en el bloque del Frente Cívico para la Victoria realineó a las fuerzas de la oposición y dejó a los dos convencionales radicales que responden al intendente, Eduardo Burgos y Hugo Prieto, junto al bloque del Movimiento Popular Neuquino, asumiendo las decisiones más trascendentes.

-Desde que comenzó la Convención, la oposición marcó que los dos radicales fueron aliados del sobischismo.

-Forma parte de los epítetos, bombardeos de consignas porque esto no tiene justificación. ¿Cuál es la justificación? En definitiva hemos logrado hacer una Constitución bastante parecida a lo que habíamos propuesto todos en el Frente Cívico para la Victoria. El problema es que acá había mucha gente que no quería la reforma de la Constitución.

-¿El gobernador Sobisch ganó o perdió?

-No es parámetro de medición. Sobisch ha sido presidente de esta Convención (que redactó) una Constitución que se aplicará cuando él deje de ser gobernador. Por lo tanto, y en lo que se refiere a su campañ nacional, no tiene ningún tipo de incidencia. Acá no hay ni vencedores ni vencidos. En todo caso hay una Constitución que se pudo reformar hasta dónde dio. Creo que no están dadas las condiciones políticas para llevar adelante transformaciones más profundas.

– Hacían falta más cambios?

-Creo que sí.

-¿El régimen económico con el capítulo petrolero?

-No le hubiera tenido miedo…

-¿Entonces en otro contexto el radicalismo lo hubiera avalado?

– Lo hubiéramos dado, pero hubiéramos dado la discusión en otro contexto. No existió ese espíritu, ese ejercicio de libertad plena de conciencia. Hubo muchos insultos y agravios. Creo que en el régimen económico también había que incorporar conceptos que implicaran Neuquén mirando al futuro. Hay que tener un polo de tecnología aplicada para garantizar el protagonismo neuquino en materia de energía. La preocupación debería ser el reemplazo del petróleo cuando no lo tengamos. Sobre el conocimiento no hay absolutamente nada en esta Constitución.

Con la oposición «nada que ver»

NEUQUEN (AN).- Mientras sigue defendiendo la política del presidente Néstor Kirchner, el intendente Horacio Quiroga dice que con la oposición no hay ruptura porque con ciertos sectores no tiene «nada que ver».

En la Convención, la oposición cuestionó a Quiroga y a sus dos convencionales, Néstor Burgos y Hugo Prieto, por la proximidad y el alineamiento con el sobischismo. Eso ocurrió tras la ruptura que hubo en el Frente Cívico para la Victoria, una alianza integrada inicialmente por el radicalismo quiroguista.

-¿Hay ruptura con la oposición?

-Yo no tengo nada que ver, ni me interesa. No tuve nada que ver, no tengo nada que ver ni voy a tener nada que ver con los predicadores del rencor.

-¿Habla de los kirchneristas?

-Para nada. Adscribo y participo y apoyo las políticas del Presidente. Estoy entusiasmado con muchos procesos de transformación que está haciendo el Presidente, pero con muchos personajes de acá no tuve nada que ver. Me agraviaron, me insultaron antes de hacer la lista, durante la campaña y después de la campaña. Lo único que hice fue tratar de ponerme la campaña al hombro, como muchos no lo hicieron.

-¿Pero entonces a quién se refiere?

– A Patria Libre, CTA, ATE, el MUN. Con ellos no tengo nada que ver. Si me hubieran dicho antes de constituir el Frente Cívico para la Victoria que estos iban a ser socios, no hubiera participado. Es más, Benítez no hubiera sido primer convencional.

-¿Cómo está la relación con Benítez?

-Ni bien ni mal. En realidad nunca estuvo. Benítez se acercó cuando quería ser primer convencional.

Benítez fue el único convencional de los tres de la UCR que permaneció en el Frente Cívico para la Victoria.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios