Nokia apuesta por el hardware con su modelo N8

Nokia, líder mundial en teléfonos móviles, tiene que estar atento al mercado de los smartphones, que está dejando en manos de sus competidores.




Con su nuevo modelo N8 quiere tomar la iniciativa, pero el teléfono no convence en todas las áreas.

Desde 2005, Nokia saca cada año un nuevo modelo de smartphone con la letra N, pero pese a ello la empresa finlandesa no está satisfecha, porque son Apple y Google los que marcan el ritmo con los teléfonos de nueva generación con conexión a Internet.

La empresa quiere cambiar desde arriba y por eso acaba de reformar su cúpula gerencial y lanzar el N8 como buque insignia.

“El N8 es un hito importante para nosotros”, dijo el responsable de smartphones Anssi Vanjoki poco antes de renunciar en la conferencia “Nokia World” en septiembre en Londres.

A su vez, el presidente del consejo de administración, Olli-Pekka Kallasvuo, también dejó su puesto y fue sustituido por Stephen Elop, que viene de Microsoft y que quiere orientar la estrategia de la empresa más hacia el mercado de Estados Unidos.

En la competencia con el iPhone y el sistema operativo Android de Google, el Symbian de Nokia daba impresión de anticuado. El N8 es el primer modelo con una nueva versión del programa.

“Symbian 3 es una mejora con respecto a anteriores versiones”, afirma a dpa la experta Carolina Milanesi del instituto de investigación de mercado Gartner. Pero Nokia “sigue teniendo que mejorar la facilidad de manejo”.

Una primera prueba con el N8 muestra que hay mucho que mejorar sobre todo en el navegador web: para abrir una nueva página, no solo hay que poner la dirección, sino clicar con el dedo en tres botones diferentes. Pese a ello, hay que reconocer que la pantalla táctil reacciona sin fallos y bastante rápido.

Los avances se ven en el resto de software, adaptado al auge actual de las redes sociales. En la página de inicio se ven los contactos favoritos o las últimas noticias de Facebook.

Sin iniciar Facebook se pueden ver los más recientes mensajes de estado de los contactos. Entre los puntos fuertes están el sistema gratuito de navegación que ha sido fabricado por la filial de Nokia Navteq. Funciona sin conexión de datos, algo que alivia mucho los costes, sobre todo en viajes al extranjero.

El usuario del teléfono puede diseñar tres “Home Screens” y dotarlas con favoritos o símbolos de determinados programas. Según Nokia, hay disponibles en su tienda online unas 13.000 aplicaciones.

Nokia quiere sumar puntos, sin embargo, sobre todo con el hardware, y en eso el N8 supera a los modelos recientemente presentados por HTC o LG con Windows Phone 7.

La cámara del N8, con tecnología óptica de Carl-Zeiss, es de 12 megapíxeles. Con ella se pueden hacer videos de alta definición de 1.280 x 720 píxeles, que luego se pueden ver en la TV con un cable HDMI. “Hay usuarios que compran por el hardware en sí y a los que no les interesa tanto la sencillez de uso del software”, opina Milanesi.

El N8 no es, en cualquer caso, barato, ya que sin contrato cuesta 479 euros (670 dólares). Varias compañías telefónicas lo ofrecerán con contrato a partir de este mes.

Gartner calcula que Symbian controla el 40,1 por ciento del mercado de los móviles, pero cree que para 2011 su presencia caerá al 34,2 por ciento. Todo ello a causa de la competencia de Android, que ahora tiene un 17,7 por ciento del mercado, de BlackBerry (17,5%) y el iPhone (15,4%).

“El N8 no es competencia para el iPhone”, sentencia Milanesi. “Pero probablemente ayude a Nokia a mantener a aquellos clientes que habían pensado pasarse a Android”.

Por Peter Zschunke


Comentarios


Nokia apuesta por el hardware con su modelo N8