Nuevas viejas mentiras

por FELIPE SAPAG y LUIS FELIPE SAPAG, Especial para “Río Negro”

Como suele suceder cuando está en campaña, el gobernador del Neuquén se ha referido a la frustrada Planta de Fertilizantes de Cutral Co, culpó a los responsables del gobierno que finalizó en 1999 por la anulación del leonino contrato firmado con la multinacional Cominco Fertilizer. Veamos el panorama que dejó ese gobernador al finalizar su primer período en 1995.

1) El Banco Provincia a punto de ser intervenido por el Banco Central, con un quebranto de 70 millones de pesos/ dólares.

2) Un déficit mensual de las cuentas públicas de 16 millones de pesos/ dólares, cosa que ocurría por primera vez en la historia provincial, con peligro de no poder pagar los sueldos.

3) Una cuota vencida de 60 millones de dólares de un crédito garantizado con acciones de YPF por valor de 70 millones, que al ser ingresados, la provincia perdió lastimosamente.

4) Otro vencimiento de 55 millones a ser cobrado a pocos días de asumir.

5) El desfalco de las «joyas de la abuela», el fondo de casi 800 millones de dólares recibido por regalías mal pagas a través de 40 años de historia neuquina, en su mayoría perdido, tal como se certificó a través de la auditoría de López Murphy. Parte fueron utilizadas para una ruinosa compra de acciones hidroeléctricas, que hoy no valen casi nada. Otra parte fue delictuosamente jugada en la Bolsa de Valores con la complicidad de un intermediario elegido por amistad personal, que se enriqueció con la oportunidad.

En ese caótico panorama se proponía entregar a Cominco las siguientes facilidades para presuntamente construir una fábrica de fertilizantes.

1) Cien millones de dólares de los 350 que costaría la inversión, depositados inmediatamente en un banco fuera del país.

2) La explotación irrestricta del Yacimiento El Mangrullo, cuyas reservas de gas eran desconocidas por su gran volumen.

3) Dos años de plazo para empezar a construir y cinco más para terminar la planta, pudiendo rescindirse el contrato sin perjuicios para Cominco si la obra no se hacía.

4) Garantías legislativas de que la normativa provincial no cambiaría.

5) Tratamiento diferencial con las acciones provinciales, de manera que Neuquén no cobraría beneficios.

Se aprobó la ley 2.134 en setiembre de 1.955, con tan perjudiciales cláusulas, luego de que la Lista Blanca del MPN había perdido las elecciones internas del MPN.

Anulamos esos convenios por ser un engaño al pueblo de Cutral Co y Plaza Huincul, más una trampa para el futuro de los neuquinos. Si las condiciones del mercado de fertilizantes cambiaban, la inversión no se haría. ¿Qué hubiera pasado con los 100 millones depositados afuera? Mientras el Estado se debatía entre las deudas y el déficit, hubiéramos tenido semejante cifra en manos de la usura internacional.

En cambio logramos la construcción de la Planta de Metanol en Plaza Huincul, con una inversión de 250 millones de dólares y una producción de 400.000 toneladas anuales, la base del creciente polo petroquímico de la región. Ese fue un hecho contundente, no la mentira de una planta que nunca se hubiera levantado.

Nos gustaría saber de qué hablan hoy el gobernador y López Murphy, su nuevo socio electoral. Seguramente el primero habrá encontrado alguna explicación «honesta» a los escamoteos de las «joyas de la abuela», que tan bien contabilizó el segundo.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora