Nuevo roce con los ruralistas, por anuncio oficial de reintegros

El gobierno lanzó el plan para los pequeños productores de soja y girasol. Los dirigentes agrarios afirmaron que no se los consultó y que no es lo que piden.

Los problemas de comunicación entre el gobierno y las entidades agropecuarias quedaron ayer nuevamente puestos de manifiesto, luego de que se anunciara un paquete de medidas para el campo e inmediatamente la dirigencia rural saliera a criticarlo y asegurar que no se la consultó al respecto en las últimas reuniones en la Secretaría de Agricultura y la Casa Rosada.

El jefe de Gabinete, Alberto Fernández, y el ministro de Economía, Martín Lousteau, anunciaron anoche dos regímenes de reintegros a pequeños y medianos productores (de compensación en retenciones para la soja y el girasol) y productores extrapampeanos (referido al costo del flete).

La puesta en marcha de las iniciativas tuvo el inmediato rechazo del presidente de la Federación Agraria Argentina (FAA), Eduardo Buzzi, quien expresó su disconformidad con este registro.

La medida anunciada por el gobierno "se queda a mitad de camino" porque "no resuelve de manera virtuosa el problema que llevó al paro", en alusión al pedido de eliminación del esquema de retenciones móviles. "Nunca se nos dijo que hoy (por ayer) se hacía el anuncio", protestó Buzzi en declaraciones al canal TN, quien indicó que en las reuniones técnicas, la Federación Agraria había propuesto escalas diferentes en cuanto al tonelaje y la superficie.

En el caso del primer régimen, que abarcaría a 62.500 beneficiarios, se prevé acreditar en 60 días un reintegro a los productores consistente en la diferencia entre los niveles de retenciones al momento de la operación y los vigentes al 10 de marzo, antes de la adopción del nuevo esquema de derechos móviles. Los beneficiarios serán los productores de hasta 500 toneladas de soja y girasol, con superficies de hasta 150 hectáreas en zona pampeana (Buenos Aires, La Pampa, Córdoba, Santa Fe y Entre Ríos) y hasta 350 en extrapampeanas (Catamarca, Corrientes, Formosa, Jujuy, Misiones, Salta, San Luis, Santiago del Estero, Tucumán y Chaco). En ambos casos que puedan acreditar una facturación en el 2007 no superior a los 500.000 pesos netos de IVA y que no prevean hacerlo por más de 800.000 pesos en el 2008.

Además, se subsidiará el valor del flete de los productores de la zona extrapampeana para colocarlo en igualdad de condiciones con los que se encuentren a no más de 450 kilómetros de los puertos de exportación.

"Todos estos requisitos deberán ser presentados en declaración jurada", advirtió el jefe de Gabinete, al tiempo que aclaró que "es necesario obviamente que esté inscripto en la AFIP, en el Registro de granos y legumbres secas". Esta declaración jurada "deberá ser visada por las entidades gremiales que agrupan a los productores y por los intendentes municipales que conocen la titularidad de las tierras", señaló.

Fernández remarcó que aquellos que "no están inscriptos deben hacerlo" para cobrar el reintegro, en un propósito adicional de reducir los niveles de informalidad en la economía. "Se excluye expresamente al arrendador comerciante de granos que siendo titular de un inmueble rural que arrienda obtenga como pago soja o girasol y luego lo comercializa a nombre propio", dijo, ya que se busca "garantizarle el trabajo al productor y no al que alquila campos". Aclaró que si hubiera "demandas de otras provincias de la zona extrapampeana que tienen pequeñas plantaciones de soja, no queremos dejarlas afuera de este reintegro, serán analizadas". "Se dispuso también crear en el Ministerio de Economía un régimen para acreditar directamente el reintegro a los productores que así lo demanden en su clave bancaria uniforme (CBU)", explicó Fernández.

El jefe de Gabinete insistió en que ambas iniciativas fueron anunciadas oportunamente por la presidenta Cristina Fernández y que en las reuniones que mantuvo con la gente del campo "les anticipé que iban a salir". "Creo que les va a caer bien", predijo, aunque sin suerte. (DyN)


Comentarios


Nuevo roce con los ruralistas, por anuncio oficial de reintegros