Opinión: Cautela aprendida

La Semana en Bariloche en la mirada del periodista Daniel Marzal. Esta vez analiza la revisión del valor del boleto del transporte público.

Datos

Cuando comenzó la revisión de la tarifa del transporte urbano la pretensión de máxima del gobierno municipal era cumplir con el ingrato proceso lo más rápido posible y tener el nuevo boleto homologado antes del 1 de marzo.
Pero los intentos de que la tarifa mínima de 19,68 pesos solicitada por la empresa no suene impresionante fracasaron sin remedio.
La audiencia pública del miércoles 14 transmitió puro rechazo y terminó de dar la medida. El Ejecutivo y los concejales se convencieron de que -aun con el estrecho margen disponible-, había que buscar alguna alternativa.
La ubicua percepción construida aquel día obligó a romper con la constante de los últimos aumentos del transporte, en los que las exigencias de la empresa terminaban aprobadas sin más trámite.
La asesora letrada municipal Natacha Vázquez había dicho durante la audiencia que el dictamen estaría listo el miércoles 21, pero esa fecha pasó sin novedad.
Desde el gobierno explicaron que el grosor del expediente y la complejidad del análisis técnico obligaba a estirar los plazos. Pero en los pasillos del Centro Cívico se pasean con sigilo otras razones, relacionadas con la inviabilidad de fijar un boleto de casi 20 pesos en el actual contexto de precios y salarios.
Por más que debe estar fundada en una exhaustiva evaluación de costos, nadie desconoce que la tarifa del transporte tiene y siempre tuvo un alto componente político.
Los funcionarios dicen ahora que “no hay plazos establecidos” para tomar una decisión, de modo que el actual boleto de 16,44 bien podría sobrevivir otros 30 días. El Ejecutivo busca una fórmula para definir una tarifa algo menor y establecer una compensación económica para la concesionaria. Se trataría en la práctica de un subsidio local, cuyo diseño todavía está en plena gestación.
Varios de los oradores de la audiencia pública reclamaron -sin mayor reflexión- que ese cónclave sea “vinculante”. A pesar de la imposibilidad técnica y jurídica para darle ese carácter, tal vez termine siéndolo, a su modo.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios