Sin acuerdo con el FMI, más de una década de estanflación

Ernesto A. O’Connor *


El año comienza en torno al acuerdo con el FMI y una definición de la estrategia gubernamental de corto y largo plazo, debido a la sustentabilidad de la deuda pública.

Lograr un acuerdo de 10 años sería muy distinto de no acordar, o de un acuerdo de “compromiso”, alternativa de mínima para no agotar las reservas en el vencimiento de marzo, de USD 2.838 millones.

Los escenarios económicos con o sin acuerdo son divergentes.

El Ministerio de Economía propone lograr déficit cero en 2027, mientras que el FMI en 2025. Ambos tienen distintas metas.

El FMI no es un banco, su objetivo en esta coyuntura no es necesariamente cobrar, sino mantener reputación.

Los vencimientos de deuda con el FMI se concentran este año y en 2022, con USD 21.000 M cada año; la firma de algún acuerdo es apremiante.

El ciclo político juega en contra: el gobierno va lógicamente por la reelección, para lo cual postergar los ajustes hacia fines de 2027 es clave.

Los dos problemas seguirían siendo la inflación inercial piso 50% anual y el stock de Leliqs, ambos relacionados con el atraso cambiario.

El frente fiscal se puede moderar con incrementos de tarifas de servicios públicos (énfasis en AMBA) sobre segmentos de consumo de mayor poder adquisitivo, y recurrentes mayores impuestos.

Así, la política económica 2019-2022 no diferiría mayormente de la de 2009-2015, con lo cual no hay razones para esperar cambios.

Desde esa perspectiva, los dos problemas serían “manejables”, en un escenario de estanflación que la Administración considera bajo control con precios cuidados, cupos de exportación y cepo cambiario.

El resultado más probable a hoy, de un acuerdo “light” o de su demora, augura un escenario base 2022 con crecimiento anual de 2.5%, que es básicamente arrastre estadístico, o sea, crecimiento neto nulo.

La inflación, igual o superior a la del año previo, condiciona el consumo, pues el salario real volverá a caer, abriendo interrogantes sobre el ciclo económico, que acumularía once años de estanflación desde 2012.

* Economista y profesor en la Universidad Católica Argentina. Exsubsecretario de Planificación Económica Regional y Sectorial.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Comentarios



Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora