Otra fuerte devaluación, que ya golpea los precios

El impacto en los valores de electrónica y agencias de turismo fue inmediato.

DyN

Fue el día con la mayor devaluación del peso desde 2002, pero además fue una jornada marcada por la incertidumbre durante la cual no se dejó ver ninguna estrategia del gobierno de Cristina Fernández para contener la galopante suba del dólar, que en el mercado oficial cerró cerca de 8 pesos y en el paralelo a 13 pesos por unidad.

La devaluación de ayer –del 7,90%– se sumó a la del día anterior y ya alcanza 15,90% en lo que va del año en el mercado mayorista.

Ante este escenario, los economistas marcaron ayer cuál será la consecuencia que más impactará en el ciudadano común: el aumento de los precios de los productos de consumo general. El director de la Fundación Libertad y Progreso, Aldo Abram, estimó que el alza del dólar se va a transferir en “no más de tres meses” a los precios de los bienes en general, y advirtió que el salario “va a peder poder adquisitivo”.

En igual línea, el economista jefe del Centro de Estudios Orlando Ferreres, Fausto Spotorno, aseguró que la fuerte devaluación del peso que opera en las últimas jornadas “se irá a inflación en no mucho tiempo”.

Este impacto se pudo se pudo evidenciar tras el cierre del mercado cambiario. Los portales on-line de las principales cadenas de electrodomésticos comenzaron a aumentar los precios de sus productos, especialmente los de electrónica de alta gama. En los locales se pudo ver que se retiraron los valores de los celulares y aumentaron inmediatamente los precios de los televisores.

Las agencias turísticas también paralizaron el cobro de los paquetes de viajes al exterior, hasta tanto no se tenga un valor estable del dólar oficial, informó anoche lanacion.com.ar.

La jornada cerró con un relevamiento del sitio lapoliticaonline.com.ar, que anoche afirmaba que desde las tres centrales sindicales ya se hablaba de un piso de negociación para las paritarias que están por comenzar en el orden del 35%.

Cerca de las 15 de ayer –cuando la suba del dólar era constante– una reunión entre el ministro de Economía Axel Kicillof y la plana mayor del Banco Central abrió la posibilidad de que se definiera algún tipo de medida. Sin embargo, el ministro se retiró sin hacer declaraciones y con un marcado malhumor que evidenciaba la tensión del encuentro. (Ver aparte)

Según había trascendido, la estrategia oficial implementada desde el miércoles era dejar flotar la divisa norteamericana sin mayor intervención del Banco Central. (Ver Análisis)

Pero la disparada del dólar oficial obligó a la entidad a vender.

Según se comunicó oficialmente anoche, el banco perdió ayer otros 180 millones de dólares de las reservas internacionales, al quedar estas posicionadas en 29.263 millones de la moneda norteamericana.

La máxima entidad financiera del país informó que la entidad tuvo una “participación vendedora” en el mercado de cambios, en una jornada en la que el dólar oficial trepó cerca de los 8 pesos.

El BCRA indicó por otro lado que durante la jornada realizó cancelaciones de obligaciones.

Con la caída de la jornada, el Banco Central registra una merma de las reservas internacionales de 1.325 millones de dólares desde el inicio del año.

Este escenario vuelve cada más volátil la situación, ya que la autoridad monetaria cada vez tiene menos herramientas para controlar la disparada de la divisa norteamericana si ésta persiste en el tiempo.

(Redacción Central/DyN)

Hubo controles en las “cuevas” que venden el dólar paralelo en la capital federal.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios