Padre mapuche clama para que la gestación de su hijo se interrumpa

La criatura padece anencefalia y quiere una rápida resolución judicial

NEUQUEN (AN).- Gabriel Cherqui, el padre del bebé anencéfalo, reclamó ayer una urgente decisión de la justicia para interrumpir la gestación de la criatura, que no tiene ninguna posibilidad de sobrevivir.

Las alternativas son un parto inducido o una cesárea que podría llevarse a cabo dentro de las próximas semanas. Cherqui, de 28 años, es hijo del lonco de la comunidad mapuche Kaxipayiñ y el padre de una criatura con anencefalia (sin cerebro ni cráneo) que tiene seis meses de gestación en el vientre de una joven de 17 años.

A través de los abogados de las comunidades mapuches de Loma de la Lata se le pidió a la justicia que autorice interrumpir el embarazo y preservar el feto con el objetivo de estudiar las causas que pudieron provocar la malformación.

La joven, cuyos datos filiatorios se mantienen en reserva por ser menor de edad, no integra ni vive en la comunidad mapuche de Loma de la Lata y está en pareja con Cherqui. Los mapuches hacen una relación directa entre la anencefalia y la contaminación que afecta a algunos de los integrantes de la comunidad.

La empresa Repsol-YPF, concesionaria de la explotación del área hidrocarburífera, rechazó de plano las imputaciones que indirectamente realizó la Coordinación de Organizaciones Mapuches (COM) ayer a través de las páginas de este diario. La firma española lamentó la situación y afirmó que «no existe hasta el momento ninguna comprobación científica que permita relacionar los hechos mencionados por COM con la actividad desarrollada por la empresa en el yacimiento Loma de la Lata. Y, sin conclusiones comprobadas científicamente, carece de seriedad la utilización especulativa de situaciones que afectan la intimidad y la conducta de las personas», expresaron entre otras cosas los voceros de Repsol.

En diálogo con «Río Negro», Gabriel Cherqui dijo que «ahora lo importante es interrumpir el parto. Yo sé que estoy enfermo por la contaminación: la sospecha es que esto que está pasándole a mi hijo puede ser consecuencia de mi enfermedad, eso lo vamos a saber después», afirmó el vocero de la comunidad. Cherqui fue padre hace cinco años, con otra pareja. Su hijo no sufrió malformaciones aunque «tiene permanentes problemas de salud», explicó el hijo del lonco.

Los casos de anencefalia son excepcionales pero hay antecedentes en la región. En el mundo se han realizado estudios que relacionaban esta malformación con los efectos de los plaguicidas, sobre todo los relacionados con los componentes fosforados. Una especialista en genética le dijo a este diario que nunca se llegó a comprobar taxativamente que los plaguicidas pueden ser causales de la anencefalia.

La misma fuente calificada la dijo a este diario que es «muy difícil» que se pueda llegar comprobar con total certeza la causa de la malformación.

La anencefalia es un grave defecto neurológico que consiste en la ausencia de hemisferios cerebrales y -por lo tanto- es incompatible con la vida. Los médicos coinciden en que todo esfuerzo diagnóstico o terapéutico es inútil y que estos pacientes nacen muertos o fallecen a las pocas horas.

Repsol piensa que «buscan apuntalar reclamos económicos»

«NEUQUEN (AN).- «La empresa, como en otras oportunidades colaborará para el esclarecimiento de los hechos y participará activamente para dilucidar en forma definitiva la situación planteada desvinculándola de las maniobras que algunos llevan a cabo con el mero objetivo de apuntalar reclamos económicos».

Repsol-YPF contestó de esta forma las acusaciones indirectas que el miércoles lanzó la dirigente de la Coordinación de Organizaciones Mapuches (COM), Verónica Huilipán.

Y aunque no se refirió explícitamente a ellos dejó flotando que esta denuncia tiene que ver con la demanda por 500 millones de dólares que realizaron las comunidades indígenas que viven en la zona de Loma de la Lata.

La empresa «lamenta la situación que puedan padecer las personas a las que se hace mención en el información difundida incluida la madre que, según los datos que disponemos, no es miembro de ninguna comunidad no habita en la región por éstas ocupadas», se expresó ante este medio.

La firma española, que ya tomó contacto con especialistas en temas que tienen que ver con la genética y la toxicología, afirmó que «diversas entidades independientes, entre ellas la Fundación de Investigaciones Económica Latinoamericanas (FIEL) evaluaron las consecuencias de la explotación hidrocarburífera sobre la flora, fauna y la salud de los pobladores en el yacimiento de Loma de la Lata».

De acuerdo a esos estudios nombrados por la empresa petrolera «no existen evidencias de concentración de elementos nocivos que hayan afectado a la salud humana de la población de la zona».

En ese contexto, Repsol indica que «de acuerdo a la información médica disponible, patologías como la descripta en la denuncia pueden deberse a múltiples causas que, cuando son atribuibles a la carga genética que aporta el padre, pueden originarse en el consumo de alcohol, tabaco y otras substancias y, para el caso que el origen se encuentre en la madre, se agregan costumbres alimenticias que producen carencias de ácido fólico, la exposición a plaguicidas durante la gestación, entre otras cosas.

La petrolera concesionaria del yacimiento advirtió por otra parte que «la empresa se ve obligada a reservarse acciones civiles y penales sobre los autores de las falsas imputaciones que, aprovechándose de un drama humano buscan confundir a la comunidad efectuando acusaciones carentes de sustento científico».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora