Palimpsestos ¿Comunicados?

Columna semanal

Datos

Si hay algo que marca en cuanto a las costumbres y su relación con la tecnología los primeros años de este siglo, esto es, a no dudarlo, el uso del teléfono celular o móvil. Ni los gurúes de la informática predijeron el extraordinario crecimiento demográfico de este aparatito que ya es una especie de apéndice exterior de nuestro cuerpo.
Dejemos de lado estas predicciones informáticas y volvamos al tema de los celulares, ya que es un tema que nos interesa porque tiene que ver con el cambio de nuestras costumbres, de nuestra manera de relacionarnos, de nuevas variables culturales. Habíamos dicho hace un tiempo que la tecnología no es en sí un demonio o un ángel; estas son valorizaciones que surgen de nuestros prejuicios o expectativas.
Desde el ámbito escolar y ante la masividad del uso del celular (en una escuela de un sector obrero pregunté quién no tenía teléfono, sólo dos chicos de casi una treintena no poseían el dichoso aparatito) la escuela debe enseñar que el código de mensajes telefónico es un código exclusivo de ese medio, mientras que el código escrito es el que nos permite desenvolvernos en la sociedad. Porque si no dentro de unos años se le achacará al celular la mala escritura de los chicos y chicas y no a la desidia institucional. Y más allá de las ventajas del teléfono portátil, hay conductas asociadas al mismo que son algo irritantes. El riesgo que supone conducir y hablar por teléfono, la falta de educación de aquellos que van a una conferencia, un espectáculo, una ceremonia y lo dejan encendido. Los que a cada momento interrumpen tu conversación para mandar mensajes o atender una llamada. Transcribo a continuación un corrosivo poema titulado “On liberty, 1996” de Jorge Riechmann, poeta español contemporáneo: “No lleva un libro, pero lleva un teléfono inalámbrico./ No lleva pan, pero lleva un teléfono inalámbrico./No lleva un hijo, pero lleva un teléfono inalámbrico./No lleva culpa, pero lleva un teléfono inalámbrico./No lleva un amor, que lleva un teléfono inalámbrico./No lleva nada y lleva un teléfono inalámbrico.”

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios