Parrilli afirma que no saldrán a cazar “arbolitos”

El director de la Agencia de Inteligencia buscó minimizar el impacto de la nueva normativa en la City: “Estamos para cuidar a los argentinos”.

El secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, aseguró ayer que la nueva Agencia Federal de Inteligencia (AFI) “no saldrá a cazar a los ‘arbolitos’ o entrar a las cuevas”, pero ratificó que trabajará en la “producción de información” para prevenir acciones que pongan en riesgo la seguridad del país.

La “Nueva doctrina de inteligencia nacional” precisa las atribuciones que tiene el servicio creado por ley a fines de febrero pasado. De acuerdo al texto publicado, los principales objetivos de la inteligencia son las amenazas externas, las amenazas terroristas, los atentados contra el orden constitucional, los delitos informáticos y la criminalidad organizada, que incluye delitos económicos y financieros.

En este contexto, se menciona la vigilancia a “empresas, bancos, compañías, financieras” que “lleven a cabo acciones tendientes a la desestabilización de gobiernos democráticos mediante corridas bancarias y cambiarias, desabastecimientos, golpes de mercado, etc.”.

Parrilli se quejó que se quiera generar “miedo” respecto de las atribuciones de la Agencia creada para reemplazar a la vieja SIDE, que sostuvo estaba rodeada de un “oscurantismo” que el gobierno de Cristina Fernández quiere dejar atrás.

“Nosotros no vamos a andar en la calle Florida averiguando quién saca o pone plata en los bancos”, dijo el titular de la AFI por radio Mitre.

Por su parte, el jefe de Gobierno porteño y precandidato presidencial por el Pro, Mauricio Macri, advirtió que el gobierno “no puede usar el servicio de inteligencia en contra de los ciudadanos”, al cuestionar las atribuciones de la AFI para realizar espionaje.

“El que gobierna no es el dueño del Estado. No puede usar el servicio de inteligencia en contra de sus ciudadanos, tiene que estar a favor de protegernos del terrorismo, de problemas de trata (de personas), de la lucha contra el narcotráfico”, sentenció Macri.

Parrilli subrayó que “la directiva de la presidenta es transferir a la gente que en la nueva Agencia de Inteligencia estamos para cuidar a los argentinos y no para espiarlos”.

Aclaró que de acuerdo a la ley de Inteligencia que sancionó a principio de año el Parlamento, la AFI no podrá “cumplir funciones relativas a actividad criminal. No somos los que vamos a investigar. Vamos a realizar la búsqueda de información, como un observatorio” para prevenir acciones en el mercado u otros ámbitos riesgosas para la estabilidad.

Parrilli admitió que en virtud de la nueva ley la AFI, en sintonía con nuevos paradigmas en materia de inteligencia de países como Estados Unidos, Inglaterra, Alemania, Holanda y Brasil, pondrá foco también en maniobras que afecten la economía, aunque se rehusó a describir qué acciones podrían representar un riesgo para la estabilidad.

El funcionario anticipó que se va a reunir con empresarios la semana que viene “para informarles y contarles lo que estamos haciendo y vamos a lograr una Agencia Federal de Inteligencia que esté a la altura de la democracia, que esté al servicio de la democracia, de los argentinos”.

Parrilli marcó que con la nueva ley “solamente los agentes de la Agencia Federal de Inteligencia pueden intervenir en alguna investigación criminal cuando hay un juez que lo solicite expresamente, que sea afectado por nosotros un personal determinado a esa investigación o esa causa y los agentes se someten a las leyes procesales pertinentes en cuanto a todo el proceso”. (DyN/AFP)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios