Patrimonio histórico y cultural en venta

Es uno de los primeros edificios de Chos Malal.

CHOS MALAL (ACHM).- Un edificio que forma parte del patrimonio histórico de esta ciudad, ya que data de hace noventa y dos años, será puesto en venta en los próximos días. El inmueble es la primera edificación hecha íntegramente en ladrillos y fue sede del histórico Almacén de Ramos Generales.

Sus propietarios ansían que quien lo adquiera conserve este patrimonio histórico y cultural de la ciudad, aunque existe temor de que el mismo sea demolido, con lo cuál se perdería lo poco que queda en edificios antiguos de la capital histórica del Neuquén.

Se trata de una casa antigua que fue vivienda de Enrique Dewey y Ana Deperrut, pioneros llegados desde Buenos Aires para poblar Chos Malal, acompañados por su hijo Luis Dewey. Desde los inicios la familia participó en la vida de trabajo y organización tanto social como institucional de la por entonces capital de la provincia del Neuquén.

Enrique Dewey hizo construir, según estima su familia, entre 1894 y 1903, el edificio que se levanta altivo en la esquina de Sarmiento y Belgrano, aunque hay antecedentes históricos que dicen que el edificio data del año 1914. En esencia se trata del primer inmueble construido de ladrillos, el cemento fue traído desde Inglaterra, la cal de los cerros vecinos, y los pisos y el cielo raso fueron construídos en pinotea.

Libros históricos reseñan con respecto a las viviendas de Chos Malal de aquell época que «en la edificación se emplean con generalidad los ladrillos de material crudo, llamados adobes, no pudiendo citarse sino una sola casa hecha de ladrillo cocido y con cal, la del Señor Dewey».

Los familiares de Luis Dewey aseguraron a este medio que la construcción «contó además con la primera iluminación a carburo, allí hubo un almacén de ramos generales que funcionó hasta 1934 y su constructor fue don José Raimoindi».

La propiedad no sólo está en el casco histórico de la ciudad, frente al palacio municipal, sino que además es una de las pocas construcciones antiguas que han quedado de lo que fueran los edificios históricos y que debieran haberse conservado como patrimonio de los chosmalenses. Es un sólido edificio en ladrillo a la vista, de prestancia y sobria arquitectura, con generosos ventanales de madera y que cuenta como antecedentes además el haber sido el edificio que pretendió alquilar en la década del 30 el Banco de la Nación Argentina, cuando ya se pensaba habilitar una sucursal en esta ciudad.

La propiedad, que está a la venta, cuenta con 2.500 metros cuadrados de los cuáles 250 son cubiertos y se encuentra en la misma cuadra que la Casa de la Cultura, a pocos metros del Museo Histórico Manuel José Olascoaga, del Torrón y de la biblioteca que también lleva el nombre del fundados.

«Hemos puesto a la venta esta reliquia» indicó la familia, quien además expresó que «ojalá quien la adquiera conserve este pedazo de historia que los pioneros nos legaron».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios