Piden 27 años de prisión por un asesinato 24-5-03

Es por el crimen del comerciante Sebastián Navarrete, ocurrido en Taquimilán en marzo del año pasado. Los camaristas pidieron esa pena para dos de los impu- tados, mientras que para otro considerado partícipe necesario solicitaron 14 años.

Los jueces escucharon los alegatos y deberán pronunciarse el 29 de mayo.
CHOS MALAL (ACHM)-El fiscal Oscar Domínguez pidió 27 años de prisión para Héctor Damián Sosa y Juan Carlos Castillo y 14 años para Héctor Cerda por la muerte del comerciante de Taquimilán Sebastián Navarrete, mientras que los abogados defensores pidieron la absolución. La sentencia se dará a conocer el 29 de mayo en Zapala.

El defensor penal Marcelo Hertzriken Velasco pidió en los alegatos la nulidad del requerimiento de elevación a juicio, pero los camaristas no le hicieron lugar por extemporáneo.

En diálogo con este medio los tres imputados se proclamaron inocentes, pero el único que declaró al finalizar el juicio fue Cerda.

Ayer se realizó la segunda jornada del juicio por el crimen de Navarrete, ocurrido el 12 de marzo del año pasado y en el que también se encuentra involucrada Verónica Costanzo, quien no concurrió al juicio por estar internada.

El fiscal responsabilizó a Sosa y Castillo como autores de robo agravado por el uso de arma de fuego y a Cerda le imputó el delito de robo con armas en grado de partícipe necesario, dado que fue quien los transportó en el colectivo, tenía conocimiento del lugar porque había venido con anterioridad a vender ropa, y los esperó en proximidades del comercio donde mataron a Navarrete.

Consideró acreditado que ingresaron a Chos Malal el 12 de marzo del año pasado, que el contacto aquí era Verónica Costanzo y que los cuatro salieron de la ciudad alrededor de las 21,30 en el colectivo Mercedes Benz dominio UXO 310 para dirigirse a Taquimilán donde cometieron el atroz hecho.

Una de las pruebas más importantes utilizadas por el fiscal fueron las botellas de cerveza secuestradas del comercio de Navarrete, que al ser sometidas a pericias arrojaron que contenían huellas de Sosa, Castillo y Costanzo.

Las botellas de cerveza Andes son «testigos mudos de la presencia de Sosa y Castillo en el comercio» indicó el fiscal, dado que los testigos que declararon en el juicio vieron salir corriendo a dos personas luego de los disparos.

Costanzo esperaba en el colectivo en compañía de Cerda, quien lo conducía, a unos 250 metros del comercio «La Casa Amiga», cerca de la ruta 29. Las huellas de la mujer en las botellas obedecerían a que las mismas habían sido traídas en el colectivo por los acusados.

Para el fiscal, la víctima habría tratado de defenderse y fue muerto a balazos por un arma de calibre 22.

En un almohadón y una cortina que fueron sometidos a pericias se detectaron rastros del paso de un proyectil de un arma de este calibre.

El abogado de Castillo, el defensor oficial Hertzriken Velasco presentó una nulidad porque consideró que se había vulnerado el derecho a la privacidad que tenía su cliente. Mencionó que había mantenido una entrevista «con un defensor que luego le da instrucciones a un funcionario de mucho menor jerarquía para que acuse a mi asistido».

Hertzriken Velasco pidió la nulidad del requerimiento y la absolución de su defendido, pero fue rebatido por el fiscal en cuanto a la nulidad, por lo que no se le hizo lugar.

Los abogados de Cerda y Sosa, Julio César Agueda y la defensora de cámara Beatriz Barrionuevo, pidieron también la absolución de sus defendidos.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios