Pinazo desactivó el programa de turismo social

La decisión se debió a la resistencia interna desde las vocalías gremiales.

VIEDMA (AV).- El presidente del Instituto Provincial del Seguro de Salud (Ipross), Alcídes Pinazo, resolvió desactivar el proyecto de turismo social como consecuencia de la resistencia interna que tuvo que enfrentar desde las vocalías gremiales. Anunció que ya decidió cerrar la oficina que se había montado y cortar los teléfonos en el marco de una serie de medidas restrictivas para atender la crisis económico-financiera por la que atraviesa la obra social provincial. “Desarmamos absolutamente todo porque no puedo funcionar sin el acuerdo de la Junta de Administración, con la que es la primera discrepancia que tengo en tres años”, admitió a “Río Negro”. Se lo notó sumamente contrariado en cuanto a la decisión que debió tomar porque tuvieron que relativizar el decreto Nº 82 firmado el 26 de febrero pasado por el gobernador Miguel Saiz que promueve el turismo social y aprueba el convenio de colaboración celebrado entre el Ipross, y el ministro de Turismo, Omar Contreras. “Es un decreto del gobernador (que se está desatendiendo) no de un presidente ‘pedorro’ de un organismo estatal de tercera como el Ipross”; aseveró. Recordó que el trámite iniciado fue a instancias del Consejo Federal de Obras Sociales (Cospra) que en una de las reuniones “vimos que todas las obras sociales tenían planes de turismo”, y por lo tanto a partir de allí se habló con Contreras y el gobernador, y se hizo contacto con hoteleros de Río Negro”. Pinazo también había acordado un intercambio con Misiones y registrado a la obra social en la Dirección Nacional de Gestión de Calidad Turística. En cuanto a posibles errores en el proceso de puesta en marcha del plan, dio a entender que “los hubo, y fue por los abogados que metieron la cláusula cuarta del convenio” suscripto con el ministro Contreras. El anexo del convenio de colaboración hace referencia a la necesidad de crear un fideicomiso, por el cual las partes se comprometen a aportar una suma de dinero teniendo por objeto administrar los fondos que permitan llevar adelante el programa. Inicialmente se dijo serían 50.000 pesos. Al respecto, Pinazo indicó que “aunque (el mencionado monto) no es plata” dentro de las inversiones que se debían aportar, aclaró que se necesita el consenso de la Junta pero la situación es que “hemos restringido hasta los viáticos” que cuando se viaja “los estamos cobrando (posteriormente) por reintegro” y a continuación deslizó que tal vez “se pudo haber dejado de lado la cláusula cuarta. En los últimos días, los vocales en representación de los gremios aportantes, Cristina Marcellini (Sanidad), Oscar Cáder y Carlos Guardiola (Viales) salieron a la ofensiva contra el programa.

En tres años, es la primera discrepancia que Pinazo tiene con la Junta de Administración.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios