Pippen, el socio ideal, dijo chau