Preguntas sin respuestas

Poco después del crimen, los familiares recordaron que José Vázquez siempre decía: «El día que me vea apretado por un delincuente, aunque me cueste la vida me lo llevo conmigo».

Esta descripción sobre su personalidad es la que no concuerda para los investigadores con la aparente tranquilidad con la que llegó hasta el lugar donde le dispararon y luego lo incendiaron.

El dato sobre la ausencia de acciones de defensa lo aportó la autopsia realizada ayer en Roca, donde se concluyó que la posición en la que quedó el cuerpo no hacía presumir una muerte en medio de una pelea.

Ahora bien ¿Vázquez fue sorprendido por el supuesto pasajero o llegó a la calle rural de Allen intimidado por un arma de fuego en su nuca y jamás pudo escapar o enfrentar a su agresor?

La pregunta no tenía respuesta concreta hasta anoche para la policía, que al mismo tiempo registró otros hechos llamativos y procurará esclarecer durante las próximas horas.

Por caso, si fue un ataque planificado ¿cómo sabían que el taxista estaría a la 1 en la esquina de Fernández Oro y Miguel Muñoz si en esa esquina no hay una plataforma?

En tanto, desde las primeras horas posteriores al hallazgo desde la base de «Solo Uno» dijeron que Vázquez moduló por única vez «Diez cincuenta por uno» al momento de salir, por lo tanto no pudieron presumir una situación peligrosa. Sin embargo, ¿por qué la denuncia policial recién se radicó a las 4.07 si una hora después de la partida ya se había perdido contacto con él? (AR)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios