Profundizar los cambios

Después de haber dado pasos históricos para intentar restañar las heridas que dejó la última dictadura y de consolidar la estabilización económica en su país, el socialista Tabaré Vázquez inicia hoy su tercer año como presidente de Uruguay. Vázquez -un oncólogo de 67 años de familia obrera- se convirtió el 1 de marzo de 2005 en el primer presidente de izquierda en la historia de Uruguay.

En sus primeros dos años la administración de Vázquez impulsó la búsqueda de restos de personas desaparecidas durante la última dictadura y excluyó algunos casos de la ley que en 1986 amnistió a los responsables de violaciones a los derechos humanos durante el régimen de facto. Varios militares y policías en retiro fueron encarcelados. En materia económica, continuó el ciclo de crecimiento de la actividad -favorecido por la bonanza internacional-, bajó el desempleo y mejoró el poder adquisitivo de los salarios.No obstante, mucho le reprochan que persisten los problemas de trabajo (el 9%) y aproximadamente una cuarta parte de los 3,3 millones de uruguayos sigue siendo pobre.

Vázquez cuenta con una popularidad del 55 %, la mayor que tuvo un mandatario de este país a la mitad de su gestión , según una encuesta de la empresa Interconsult.

Ahora, Vázquez se enfrenta al desafío de profundizar los cambios económicos y sociales , de preservar los equilibrios internos en su fuerza política y de intentar que la izquierda siga gobernando. (DPA)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios