Proponen un “corte definitivo” a la situación

Fernando Fuentes, del área de Educación, admitió falencias y pretende una solución definitiva para el establecimiento.

Escuela Industrial

“Durante todos estos años desde la implantación del taller los chicos han estado en riesgo”, admitió ayer el director de Asuntos Institucionales del Ministerio de Educación, Fernando Fuentes, en relación a la falta de medidas de seguridad y problemas en el edificio que evidencia el sector de talleres de la Escuela Industrial de esta capital.

Fuentes dijo que la intención de la cartera, a partir de las presentaciones de los padres ante el Superior Tribunal de Justicia, “es darle un corte definitivo a la situación e implementar un plan de trabajo a mediano y largo plazo, poder instalar las nuevas maquinarias que llegan a través de la presentación de proyectos con la financiación nacional para escuelas técnicas”.

El funcionario relató que el juez del amparo presentado por los padres, Sergio Barotto otorgó “un par de días más de plazo para terminar con las medidas de seguridad, instalar algunos disyuntores, puestas a tierra y jabalinas”. Estimó que para hoy estarían terminadas todas las obras que indicó el magistrado. Dijo además que el taller siempre tuvo el inconveniente de filtraciones por lluvia en los más de 20 años que tiene de antigüedad.

En cuanto a la presencia de PCB en dos transformadores que se ubican en el sector, Fuentes indicó que “el mismo juez cuando recorrió la escuela vio los transformadores que están desde hace 18 años y ahora se está procediendo al retiro por precaución, lo cual se concretará en el transcurso de esta jornada o mañana –por hoy-“. El funcionario de Educación se mostró sorprendido por la ausencia total de planos de los tableros de electricidad. También dijo que pudieron enterarse que la manzana completa donde está el CET N° 6 fue donada por una familia y que luego la mitad “algún ex ministro de Educación la cedió al Poder Judicial, por eso estamos viendo como podemos recuperarla para la construcción de un gimnasio”.

También se quejó de que en recorridas realizadas en abril se determinó que al menos 11 matafuegos permanecían guardados en un baño, bajo llave. “El amparo nos ayuda a tener otra mirada, pero nos hubiera gustado que el jefe del taller nos hubiera advertido de estas cosas y no que haya matafuegos escondidos ni tableros con fugas de electricidad ni puertas que estén cerradas en salidas de emergencia ni baños que pierdan”, dijo Fuentes.

Prometió que se van a optimizar las instalaciones “pero lo que no se hizo en 25 años no lo vamos a hacer en una semana. No tienen ni un botiquín como corresponde en esa escuela”, concluyó.

DeViedma


Temas

Viedma
Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora