Fake porn: la nueva forma de vulnerar los derechos de las mujeres

La aplicación del deep fake está tomando la industria del porno porque permite generar material erótico de celebridades con inteligencia artificial. ¿Qué pasó en el caso de Rosalía y JC Reyes?

No paramos de leer acerca de las utilidades de la inteligencia artificial y es que sí, tiene usos legítimos y positivos. Pero no todas las personas que están  desarrollando aplicaciones lo hacen con las mejores intenciones. De hecho, se está utilizando para generar deep fakes (contenido alterado por la inteligencia artificial para parecer real).

Las imágenes producidas nos podían parecer intrigantes como cuando vimos la foto del Papa Francisco en una campera de Balenciaga, pero al mismo tiempo  las nuevas herramientas están siendo utilizadas exclusivamente para generar imágenes pornográficas falsas de mujeres y niñas que, por supuesto, no han dado su consentimiento. 

Hace pocos días, el cantante JC Reyes compartió una fotografía falsa de Rosalía haciendo entender que ella misma se la habría enviado y luego aclaró: “es Photoshop”. Los usuarios en redes sociales estallaron en su contra por la evidente violación a la imagen de la cantante. La propia artista compartió su descargo en sus redes sociales: 

Su descargo y el apoyo que recaudó de la comunidad abrió un debate, ¿por qué Rosalía se queja de que alguien publique una foto falsa de ella desnuda cuando ella publica imágenes mostrando su cuerpo en redes? La respuesta es simple: si una mujer decide publicar una foto suya desnuda es su elección, porque es dueña de su cuerpo. La foto que publicó JC Reyes no sólo es falsa, también es publicada sin el consentimiento de la artista y es un claro ejemplo más de la violencia machista a la que somos sometidas las mujeres en nuestra sociedad. 

El caso de Rosalía es paradigmático porque ella y quien compartió su foto son figuras públicas, pero no es la única que ha sufrido este tipo de violencia. Otras artistas son víctimas de este tipo de uso de la inteligencia artificial y existen videos de fake porn que usan su imagen en sitios de pornografía. Además, es  importante resaltar que esto no afecta solo a celebridades, influencers o personas públicas, sino que tiene el potencial de afectar a cualquier persona. 

Para investigar un poco de este fenómeno, busqué información en el principal buscador del mercado, “fake porn” fue mi búsqueda, y los primeros siete links me llevaban a sitios de pornografía. En la información que me ofrecía el buscador acerca de esos links encontré frases como: “El mejor lugar para encontrar porno deep fake de celebridades”, “Mira las mejores imitaciones de celebridades de Hollywood”, o “Podés ver desnudos photoshopeados”. Estas páginas se regodean de ser los mejores sitios para encontrar este tipo de material que atenta contra los derechos que las mujeres deberíamos tener sobre nuestros propios cuerpos y cómo compartirlos. 

En algunos países –como Argentina– están vigentes, legislaciones  que prohíben la difusión de imágenes privadas sin consentimiento de una mujer, como para el caso del revenge porn, otro fenómeno más de violencia machista en la que se difunden videos o fotos de contenido sexual en la red sin el consentimiento de las personas que aparecen a modo de “venganza”. En el caso de las imágenes generadas con inteligencia artificial, no hay medidas concretas que controlen su creación y difusión, aunque es hora de que se empiecen a discutir. 

Por ahora, como ciudadanos tenemos el poder de frenar o, por lo menos, no colaborar con la distribución de este contenido tanto cuando es falso, como cuando es real. 


Este contenido fue originalmente publicado en RED/ACCIÓN y se republica como parte del programa ‘Periodismo Humano’, una alianza por el periodismo de calidad entre RÍO NEGRO y RED/ACCIÓN



Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios