“Respira en silencio el hombre dolido”

Respira en silencio el hombre dolido.

Lejos de ese ruido, mirando su cielo,

recuerda su centro, corriendo de niño

sobre el pasto fresco que impulsó ese sueño

armando en colores mi propio destino.

Un ángel divino que cayó en la trampa

de esta fría cuenta, un día de invierno.

Se alzaron las llamas en el duro tiempo,

Y anduvo en las brasas, buscando entre estrellas

ese bello cielo que un día lo amaba.

Supo desandar el noble guerrero

su paso en la tierra, sorteando el desastre

de tanta miseria.

Separó el follaje del miedo que late

Y saltó valiente dejando a la culpa

morder entre dientes su propia amargura.

Andando liviano, respira en silencio

el hombre dolido, que un día dormido

se alejó del cielo.

Anda por la vida con su capa alada

sorteando la herida de tanto delirio

lastimando el sueño.

El vuelo del ángel, que habiendo caído,

se impulsó en lo simple de aquello perdido.

Roberto Savasta

DNI 14.251.572

“Separó el follaje del miedo que late

y saltó valiente dejando a la culpa

morder entre

dientes su propia amargura”.

Roberto Savasta

DNI 14.251.572

Datos

“Separó el follaje del miedo que late
y saltó valiente dejando a la culpa
morder entre
dientes su propia amargura”.

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios