Río Negro: Repasos de la situación pos-PASO




El triunfo de los Fernández reavivó al peronismo en Río Negro. Para Weretilenck, “el único resultado que sirve es ganar”. El macrismo enfilado a perder su banca.


El torbellino frentista puso en aviso también al oficialismo rionegrino. Bajó su cotización en los municipios. Igual, la hecatombe posterior trasladó la alarma a lo financiero.

El triunfo de los Fernández en Río Negro reavivó esa fuerza y el oficialismo se quedó con sabor a poco. Y el macrismo terminó desahuciado, incluso lejos de retener la banca de Sergio Wisky.

Ni el festejo sirvió para reunir a la dirigencia del FpV. Cada individualidad se focalizó en la semana en bucear canales con el candidato y virtual presidente. Sí llegó, con otros tres candidatos locales, el barilochense Daniel Natapof, y la foto sirve a su propósito de realinear fuerzas. Accedió por su vínculo con Santiago Cafiero, del Grupo Callao y nieto del histórico dirigente peronista.

El Frente seguirá siendo un racimo de voluntades dirigenciales. Claro que eso queda en una anécdota cuando se goza del triunfo. La contracara está en la alianza macrista, que está en etapa de desintegración.

La votación del domingo no arrojó elegidos, pero finiquitó objetivos. Dejó enigmáticos 113.000 votos blancos y anulados al Senado (en Diputados fueron unos 84.000). Existen muchas teorías, pero hay una línea clara: son expresiones fugadas, ligadas -mayormente- a las boletas solo con candidatos a presidente y vice, que sumaron 57.639 votos. Todos salieron a la caza de esas almas volátiles.

Weretilneck tiene ventaja. Tiene avidez y medios. “Ganar es el único resultado que sirve”, escribió en el grupo de Whatsapp de su dirigencia. Era su corrección a la ponderación “positiva” de algunos. No está conforme, aun cuando Juntos lograría -con esos números- un senador y un diputado. Entiende que lo conseguido es un punto de partida, y llamó a revisar estrategias. “El corte armado en la casa no sirvió, la gente no lo hace”, sentenció a sus operadores.

El gobernador, candidato al Senado, quedó a 55.748 votos de Martín Doñate. Para revertirlo, Juntos deberá despojar al diputado de unos 30.000 votos. Tarea difícil, considerando que en las generales se consolidan las tendencias de las primarias y, además, Fernández se afirma en su superioridad electoral, según los últimos sondeos.


El gobierno se ha movilizado por el costo fiscal en la provincia tras las medidas tomadas por Nación. También cala el nuevo peso de su deuda por la devaluación.


Con ese marco, Weretilneck acentuará su distancia con el macrismo. No facilitó, por eso, alianzas municipales para octubre en Regina, Conesa y Belisle, trabajadas con la dirigencia de Cambiemos. Se cayó con la discusión de a dónde se anexaría el tramo local, es decir, a la boleta de Juntos o a la macrista. Con eso, el gobernador encontró el motivo y suspendió acuerdos que lo ligarían a seguidores de Macri. Permanece la opción de inclusiones de radicales o colectoras a la lista municipal de Weretilneck, con postulaciones delineadas: Marcelo Orazi en Regina, Alberto Giménez en Conesa y, en principio, Raúl Yunes en Belisle.

El aluvión frentista arrojó triunfos en la totalidad de los municipios, y su marca residual se verá en dos semanas con las elecciones de Bariloche y Choele, gobernadas por Juntos y el FpV, respectivamente. Inquietos antes del domingo, ambos oficialismos bien deben preocuparse. El triunfo del FdT fue descollante en las urnas andinas, tanto que puede hasta neutralizar sus rencillas locales, y en Choele venció Weretilneck en los tramos al Congreso, ratificando su poderío en ese terreno.

El análisis electoral dio paso al nerviosismo financiero-económico. En Río Negro, entre noviembre y diciembre, vencen 52 millones de dólares, mayormente por Letras, negociadas en julio en esa moneda, pues se creía en su estabilidad. Otra colocación no será simple si persisten estos desequilibrios. Eran unos 2.450 millones de pesos, y ahora rozan los 3.000. Son 550 millones más, y no sabe cuánto será en tres meses.

La provincia se quejó a Nación de su costo fiscal posdevaluación, y se resiste a los nuevos pedidos salariales.


Comentarios


Río Negro: Repasos de la situación pos-PASO