Saco a su medida

Concluido el hoyo 16, los organizadores del Masters de Augusta ya se empezaron a preocupar por los hombros de Ángel Cabrera. Mientras los sastres se apuraban en coser a medida la chaqueta verde que luego se enfundó, el «Pato» luchaba con el árbol del hoyo 18 que casi le roba el título.

«Vi un lugar pequeño por donde tirarla y me la jugué. Me salió bien», comentó. La cuota de suerte que todo campeón necesita.

Luego llegaría el tour de entrevistas, con ayuda de un traductor y cumplir puntillosamente el protocolo que el Augusta National exige a los ganadores y que terminará dentro de un año, cuando deba elegir su menú en la cena de campeones -se especula que se inclinará por el asado- y entregue la chaqueta al próximo ganador. También dejará la suya, que quedará en los armarios para que él la use cada vez que vuelva a Augusta.

Fue su manager, Manuel Tagle, el convocado por la organización para ver el tamaño del saco. Cabrera festejó en una de las tres casas que fueron alquiladas durante la semana, entre amigos, y el lunes se despertó con su foto en la tapa de los diarios: «La mano firme de Cabrera atrapa la chaqueta verde», tituló «The New York Times».


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora