Salió el sol y sigue el barro

ROCA (AR).- Los barrios más alejados del asfalto roquense, y lógicamente sus vecinos, siguieron padeciendo ayer las consecuencias de la torrencial lluvia que llenó de lagunas y un barrial de proporciones a numerosos sectores de la ciudad. En las 260 Viviendas (foto) una “plaza” desértica en medio del barrio se había convertido casi en una pileta. Además, la calle Mitre -de tierra en ese sector- quedó imposible para el tránsito tras el aguacero. “Por acá pasa el colectivo, los chicos que van al jardín y todo el mundo entra y sale. Es imposible andar, hace falta el asfalto”, protestó una vecina.


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios