Salvataje en el Idevi para que los chacareros puedan regar

Esta vez, el Estado adelantará al Consorcio de Riego 60.000 pesos

VIEDMA (AV).- Nuevamente el Estado tuvo que salir en plan de salvataje de los productores del Instituto de Desarrollo del Valle Inferior (Idevi) para asegurarse de que puedan tener el riego en su chacras durante la presente temporada frutihortícola.

El Idevi y el Departamento Provincial de Aguas (DPA) adelantarán al Consorcio de Riego unos 60.000 pesos -a cuenta de futuros trabajos- a fin de que esta entidad otorgue créditos a aquellos chacareros que no puedan afrontar el costo del canon. Esos préstamos serán por un lapso de dos meses y deberán abonarse en marzo, tras los resultados de las cosechas.

Del total de 500 parcelas, unos 80 tienen el servicio cortado. Sin embargo, en las discusiones previas entre directivos de ambos organismos, del prestador y un grupo de productores disidentes a la conducción del consorcio surgió la posibilidad de que se asista a unos 290.

Los requerimientos individuales serán evaluados por una comisión conformada por esos sectores y también por representantes de la Cámara de Productores del Valle Inferior.

El interventor del Idevi, Maximiliano Bruno, adelantó que el comité evaluador recomendará la asistencia de acuerdo con la situación general por la que atraviesa la colonia, dado que además «habrá que hacer una radiografía de casos crónicos» y que podría alcanzar a unos 60.

Puso como ejemplo que si se comprueba que hay unos 20 en condiciones de «indigencia» se los puede llegar a asistir mediante los mecanismos que ofrece el Programa Social Agropecuario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación (Sagpya).

La asistencia crediticia estatal se tomó luego de una serie de planteos efectuados por un grupo que se autodenominó Productores Autoconvocados. Estos cuestionaron con dureza a los integrantes del Consorcio de Riego por haber dispuesto el cobro de deuda mediante la vía judicial. Cerca de 30 carpetas ya están en manos de funcionarios judiciales de esta capital.

Adrián Ñúnez, actual Tesorero del Consorcio, justificó la medida señalando que a los productores se les dieron todas las facilidades y no aparecieron a pagar. Al respecto, señaló que «muchos no pagaron las deudas de 1999-2000, a otros se les juntó el débito que fueron generando más lo transferido por el Idevi» agregando que «les dimos 10 años de plazo para pagar con una tasa del 4% con vencimiento del primer pago durante este año. Por asamblea se postergó el primer vencimiento y se les hizo una reducción del 30%, pero nadie vino a firmar el convenio».

El Idevi dispuso a fines del año pasado un perdón selectivo para morosos en una inusual medida. Mario De Rege -en su carácter de interventor del Idevi y titular del DPA- habilitó de modo transitorio y por 90 días el uso de agua en todas aquellas parcelas que se encontraban con cultivos implantados y cuyos propietarios adeudaban menos de 24 meses.

Las estadísticas no suelen reflejar los números reales

«Necesitamos estadísticas que reflejen la realidad», protestó un importante exportador al ser consultado sobre el nuevo pronóstico de cosecha dado a conocer por la Secretaría de Fruticultura de Río Negro.

Es que para la mayor parte de los ejecutivos ligados a la actividad, los datos que salen de Fruticultura no son confiables.

«En los últimos años hemos seguido la información que nos envía el gobierno pero sobre el final de la temporada nos damos cuenta que los datos siempre están por encima de lo que verdaderamente es la cosecha», aseguró la fuente.

Las estadísticas coinciden con los dichos del ejecutivo (ver infograma adjunto).

En todas las temporadas las diferencias que se registran son importante.

Las mismas van de las 150.000 a las casi 400.000 toneladas, sólo en el caso de la manzana.

Sin lugar a dudas el caso más patético se registró en el año 2001. Para esa temporada las proyecciones de Fruticultura estimaban una cosecha de manzana en torno a los 1,365 millones de toneladas. La realidad mostró que ese año se registró por Funbapa una salida de tan sólo 976.000 toneladas.

Similar situación se observa en los informes de peras al comparar los pronósticos de cosecha con la oferta que verdaderamente sale por la barrera.

Empresarios del sector no descartan que, sumado a los errores de cálculo que pueda tener la estadística que efectúa Fruticultura, exista un importante contrabando de fruta que no es registrada por los puestos que tiene la Funbapa.

Pero, cualquiera sea la causa, lo importante es corregir la estadística ya que estos datos permiten hacer las proyecciones de venta a cada uno de los empresarios, al saber con qué oferta cuentan en la región para poder vender.

En este sentido no hay que dejar de remarcar el hecho de que, al manejar datos errados, se generan pérdidas económicas importantes en la actividad.


Adherido a los criterios de
Journalism Trust Initiative
Nuestras directrices editoriales
<span>Adherido a los criterios de <br><strong>Journalism Trust Initiative</strong></span>

Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios

Este contenido es exclusivo para suscriptores

Ver Planes ¿Ya estás suscripto? Ingresá ahora