San Lorenzo selló con el título su gran campaña

Más información

Venció a Unión en la última fecha del Clausura y sus hinchas vivieron una fiesta inolvidable en el «Nuevo Gasómetro»

BUENOS AIRES (Télam).- San Lorenzo se coronó campeón del torneo Clausura 2001 y cerró una inolvidable mitad de año con un merecido y sencillo triunfo ante Unión por 2 a 1, que fue presenciado por 45.000 personas en un «Nuevo Gasómetro» vestido de gala.

Bernardo Romeo, de penal, y Wálter Erviti, autores de los tantos en el primer tiempo, quedarán en la historia como los goleadores de la novena consagración de San Lorenzo en el fútbol argentino.

En tanto, Germán Castillo anotó el descuento para Unión que sólo quedará para las estadísticas y que pasó casi inadvertido en una fiesta netamente «azulgrana».

Después de una definición cabeza a cabeza con Ríver, que comenzó a aclararse recién en la fecha pasada, San Lorenzo se quedó con el primer puesto del certamen con 47 puntos, a 6 de los «millonarios».

El equipo de Manuel Pellegrini, primer entrenador chileno que se consagra campeón en el fútbol argentino, ganó su undécimo partido consecutivo, pero no pudo sostener su racha sin sufrir goles en contra que se extendió hasta los 628 minutos.

San Lorenzo dio el último paso con la misma firmeza que tuvo para llegar hasta la instancia final. Con personalidad y decisión, el equipo supo aislarse de la ansiedad del público y jugó con mucha concentración su partido con Unión sin pensar que estaba a minutos de la gloria.

Quizá por eso pudo tomar ventaja ya a los siete minutos con un penal convertido por Romeo con un disparo bajo al palo izquierdo de Castellano, quien estuvo muy cerca de contenerlo.

San Lorenzo se sentía campeón en las tribunas, pero no en la cancha, donde Tuzzio, Michelini y Erviti redoblaban su esfuerzo para sacarle la pelota a los volantes santafesinos.

Mientras Unión jugueteaba en la mitad de la cancha, el local esperaba con paciencia y mostraba mayor contundencia ofensiva cada vez que Romagnoli o Erviti encaraban un ataque.

Entonces, a los 28, llegó lo que todos esperaban: el segundo gol, anotado por Erviti, luego de capitalizar un rebote en el área.

El equipo de Nery Pumpido pareció desentenderse del partido hasta que Castillo descontó de tiro libre que puso fin a la racha sin goles en el arco «azulgrana».

El descuento fue positivo para el partido, porque mantuvo el resultado en suspenso más allá de que el desarrollo fuera claramente a favor del campeón.

Sin urgencias, el «Santo» administró prolijamente la pelota, abasteció a Estévez, siempre bien abierto por la derecha, y buscó crear los espacios para su goleador.

Cuando el árbitro Brazenas decretó el final, los jugadores se fundieron en un abrazo y finalmente pudieron dar el merecido grito de campeón contenido hace seis años tras aquella recordada tarde en Rosario en 1995.

Nacido para ser «Santo»

El nacimiento de San Lorenzo está lejos situarse en la misma línea que el de la mayoría de los clubes argentinos que cobraron vida en los primeros años del siglo veinte. La historia cuenta que el padre Lorenzo Massa y la barriada de pibes de la calle México y Treinta y Tres Orientales, en Almagro, unieron sus deseos para que el 1 de abril de 1908 se funde uno de los cinco grandes del fútbol argentino.

En Morón, al oeste del conurbano bonaerense, nació el 1 de noviembre de 1882, Lorenzo Massa, hijo de un inmigrante italiano de Turín, también de nombre Lorenzo, y de doña Margarita Scanavini.

Convertido al catolicismo en 1908, sus responsabilidades eclesiásticas lo llevaron a ser designado como encargado de la Capilla San Antonio, en la calle México y Treinta y Tres, y allí sin saberlo su historia comenzaría a unirse con los colores azulgranas.

Por el otro lado, estaban los pibes que le pegaban duro a la pelota junto a las vías del tranvía 27 y que liderados por el joven Federico Monti tenían un equipo llamado «Los Forzosos de Almagro».

Fue durante 1908 que el destino los unió, dado que estos pibes que sólo hacían valer sus dotes en desafíos callejeros, no tenían donde jugar hasta que el padre Mazza ofreció el campito aledaño a la iglesia a cambio de las presencias de ellos en las misas dominicales.

Sin prólogos aceptaron el ofrecimiento y los Monti, los Xarau, los hermanos José y Alberto Coll, y los Gianella comenzaron a desmalezar el terreno con el solo patrimonio de una pelota, un sueño y el orgullo de ser de Almagro.

Pero el mayor homenaje a la labor del padre Lorenzo estaba por llegar; los integrantes del equipo se reunieron en asamblea un 1 de abril de 1908, para fundar una institución que les permitiera participar en los torneos.

Tras barajar innumerables nombres surgió el de «San Lorenzo» para homenajear a quién los reunió y organizó en su derredor, pero el joven cura salesiano no aceptó tal halago aclarando que daría su visto bueno si el mismo fuera colocado con motivo de la batalla donde el general José de San Martín comenzó su campaña libertadora.

La moción fue aceptada por todos pero con el agregado, a solicitud de Federico Monti, de la frase «de Almagro» para identificar la zona a la que pertenecía el grupo de jóvenes futboleros. (Infosic)

Tiempo de descuento

Coloccini, del Milan a Boedo

Con sólo 19 años y a cuatro meses de su llegada al club, Fabricio Coloccini se convirtió en una de las figuras de San Lorenzo en su consagración en el torneo Clausura.

Pese a su edad, el ex zaguero de Argentinos Júniors y Boca fue uno de los jugadores más sólidos y regulares del equipo de Manuel Pellegrini, con la particularidad de que jugó la totalidad de los encuentros del campeonato.

Coloccini demostró en tierras criollas porqué el poderoso Milán de Italia fijó sus ojos en él y lo llevó a una de las ligas más prestigiosas del mundo.

Llegó a San Lorenzo con la responsabilidad de darle seguridad a una última línea del «Ciclón» que durante los torneos anteriores había flaqueado en los partidos definitorios.

Si San Lorenzo había adquirido el préstamo de Coloccini para fortalecer la defensa, el juvenil le aportó al equipo una cara inesperada, el gol. Nada menos.

El defensor convirtió tres tantos, aunque el que anotó frente a Los Andes valió por varios más, ya que ese gol le dio al conjunto «azulgrana» una victoria (1-0) en un partido apretado que lo encaminó hacia el título.

Firme en el juego aéreo, sólido a la hora de marcar a los delanteros rivales y seguro para convertirse en salida, Coloccini fue uno de los pilares de un equipo que tuvo en la defensa, es con 17 goles en contra el equipo menos goleado, uno de los argumentos de la consagración.

«Desde chico siempre me llamó la atención escuchar a esta hinchada y ahora soy el hincha número uno», comentó el defensor acerca del nuevo campeón argentino. (Infosic)

Nueve vueltas en 68 años

San Lorenzo ganó su noveno título argentino, 68 años después de haber dado la primera vuelta olímpica y tras seis años, desde que celebró en el Clausura 1995.

El conjunto azulgrana gritó campeón por primera vez en 1933, en el tercer campeonato profesional de AFA, después de haber sido subcampeón de Boca en 1931 y quinto en 1932.

El campeonato de 1946 es recordado por el excelente nivel de juego y el regreso a Ríver del gran ídolo, José Manuel Moreno. Pero el campeón volvería a ser San Lorenzo.

Pero para celebrar un título con el máximo goleador del campeonato debería esperar hasta 1959, cuando José Sanfilippo anotó 31 y llevó al equipo a su tercera vuelta olímpica.

El siguiente título llegó con una brillante campaña en el Metropolitano de 1968, que lo consagró como el mejor equipo de la década y el primero en ganar un título en forma invicta.

La década del 70 fue la más productiva: tres títulos en dos años.

El Metro 72 tuvo como nota saliente la vuelta al club, tras 10 años, de Sanfilippo y haber ganado de punta a punta. Ese año fue bicampeón porque se adjudicó también el Nacional.

En 1974 llegó otro título Nacional y dio la vuelta en Liniers, con su victoria 3-2 sobre Ferro.

Y el del «95, dirigido por el «Bambino» Veira, que fue campeón en la última fecha cuando venció a Central 1-0. (Infosic)


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios