Se despidió el último gran ídolo boquense

Guillermo anunció que emigrará a Estados Unidos. Reconoció que si fuera titular se hubiese quedado.

Ayer, pasado el mediodía, Guillermo Barros Schelotto dijo lo que ningún hincha de Boca quería escuchar, pero que todos sabían que diría: «Acepté la propuesta y en los próximos días voy a viajar a los Estados Unidos…»

En su despedida como futbolista de Boca, el delantero hizo oficial que se irá a jugar al Columbus Crew de Estados Unidos. Firmará un contrato hasta diciembre «y después se verá», dijo, suspicaz, como siempre. «Estoy muy feliz de haber jugado diez años acá».

El Mellizo eludió cualquier crítica al actual cuerpo técnico, encabezado por Miguel Angel Russo, por incluirlo poco y nada en el equipo, al expresar que «por cómo se daban las cosas, tomé la decisión de salir y punto, nadie tiene la culpa». «Acá venimos a hablar de que yo resolví ir a jugar a Estados Unidos y nada más. Incluso, lo que decido yo, lo decido yo. Nadie interviene, más allá de los consejos de mi familia o algún técnico que he tenido», afirmó en la conferencia de prensa.

Sin embargo, cuando reconoció que «es obvio que si hubiese sido titular no pensaría en la posibilidad de irme, pero como se daban las cosas tomé la decisión de salir y punto», es imposible no ver un arsenal de dardos hacia el entrenador Miguel Russo.

 

Dar las gracias

 

«Le quiero agradecer a la dirigencia de Boca por haberme dado la libertad para que decida pese a que me quedaban dos meses de contrato», agregó Barros Schelotto, quien adelantó que el domingo 29 regresará al país para despedirse del público de Boca, aunque sin jugar, ante Racing.

Al preguntársele con que ex entrenador suyo consultó sobre la conveniencia de irse, Barros Schelotto dijo que «no es necesario hacer nombres propios, porque lo resolví yo», y luego apuntó que «quizás en algunos partidos la gente se iba más enojada porque yo no jugaba que por el resultado del equipo», sostuvo.

Evaluó el delantero como positivo «que cada técnico tenga la posibilidad de trabajar en este momento y en el futuro como la tuvo en el pasado. Aun cuando no jugué, nunca presioné a nadie por jugar». «Boca fue campeón y a mí me tocó jugar poco con Basile, así como con Bianchi jugué siempre, recordó. Así que no tiene relación que yo hubiese seguido en el plantel o no con los resultados de este equipo».

Por último, el Mellizo agradeció: «A mis compañeros, los actuales y los anteriores, que seguramente han aportado algo para que yo haya sido lo que fui y lo que soy. Y a toda la gente de Boca, desde el portero hasta el hombre que me lustra los botines».


Formá parte de nuestra comunidad de lectores

Más de un siglo comprometidos con nuestra comunidad. Elegí la mejor información, análisis y entretenimiento, desde la Patagonia para todo el país.

Quiero mi suscripción

Comentarios